Aurora Boreal

Sábado, Dic 15th

Last updateMar, 11 Dic 2018 10am

Home > In Memoriam > Los que ya no están

Los que ya no están

Las señas particulares de Roberto Burgos Cantor

roberto burgos 251In Memoriam
1948- 2018 †

 

En algún momento de su vida los escritores, en un deseo que no tiene que ver con la edad, deciden reunir sus recuerdos en un libro que de común acuerdo se denomina autobiografía o memorias. Por requerimiento ajeno o por propia voluntad, a los de edad avanzada o a los que apenas empiezan a madurar, los estimula un afán por contar lo que han acumulado con el conocimiento y con la experiencia, una necesidad de mencionar nombres y en algunos casos una válida e inonfensiva vanidad. No todos ceden a esa tentación como cedió Roberto Burgos Cantor a sus cincuenta años, cuando todavía le faltaba por escribir gran parte de sus novelas, como las célebres La ceiba de la memoria, finalista del Premio Rómulo Gallegos, y Ver lo que veo, Premio Nacional de Novela 2018, volúmenes de cuentos, artículos, crónicas y ensayos sobre literatura, que crecieron en número y en importancia hasta su reciente muerte.

Señas particulares es el título de una conjunción de esas variantes de la creación literaria que en el sentido riguroso no son memorias ni autobiografía, aunque el que narra ordene sus recuerdos para hablarnos de él y de su vocación. Las autobiografías no son sólo los episodios y las anécdotas de una persona, son también el pensamiento y las sensaciones. En estos recuerdos de Burgos Cantor se encuentra un motivo para una confesión, que no incluye reproches por maltratos de que ha sido objeto su obra ni quejas de un autor que pide más respeto para él. Hay una intención decantada en el reencuentro con algunos momentos pasados, con los que fueron decisivos para llevar adelante la aventura personal. De ahí que el subtítulo del libro sea Testimonio de una vocación literaria.

Leer más: Las señas particulares de Roberto Burgos Cantor

Otto Campbell: el pintor de sí mismo

otto 12 250Otto Campbell fue el primer pintor Bartleby que yo conocí; y de manera personal, ese hecho causó un impacto en mi manera de entender cuestiones relacionadas con los accidentes, los equívocos y los enigmas de la vida.

Había en él un no sé qué de ultraje hacia la figura del artista que me fascinaba, era un desprecio consciente y finamente hilado para poder colocarse en el otro extremo de la fila, desde donde pudiera reírse de sí mismo y a la vez mofarse de aquellos que afanosamente perseguían el aura protector sobre sus cabezas que los distinguiría de los demás. No obstante, también pudiera ser que toda esa irreverencia de este pintor Bartleby no fuera más que una tomadura de pelo bien planeada o una gran boutade propia de los seres excéntricos.

Pero antes que nada, quiero aclarar que este trabajo pretende ser una necrológica extemporánea sobre Otto Campbell, quien falleció en abril de 1998; y este año que transcurre con el pasmo que le antecede al cataclismo, se cumplen ya largos veinte años de su partida. La necrológica como subgénero literario la entiendo, en un sentido religioso o hagiográfico, como la necesidad de rescatar su alma del mundo de los muertos. Creo que la peor muerte que uno podría recibir es la que se otorga cuando nadie nos recuerda. Yo quiero rescatar por un momento el alma de este pintor Bartleby, por el aprecio que le tuve, sin que llegáramos a formar parte del círculo de nuestros afectos. No tienen relevancia las disquisiciones sobre si lo que digo aquí es o no impreciso, porque mi intención no es documentar fechas exactas o verificar el contenido de conversaciones apócrifas, sino testimoniar la impresión que me causó al conocerlo. A estas alturas, ¿a quién demonios le interesa conocer la verdad?

Leer más: Otto Campbell: el pintor de sí mismo

Nicanor Parra

antidigte 250Hoy 23 de enero de 2018, a las 14:31 hora danesa, recibimos en la redacción de Aurora Boreal® un mensaje de texto de cinco palabras del poeta Sergio Laignelet. La comunicación decía: "Triste noticia: falleció Nicanor Parra". El poeta chileno Nicanor Parra falleció a los 103 años de edad. Este poeta, que revolucionó y renovó la poesía, obtuvo los más destacados premios entre ellos el Premio Nacional de Literatura al Juan Rulfo, el Premio Cervantes y el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. Nicanor Parra, el antipoeta, nació el 5 de septiembre de 1914 en Chile. Tuvo ocho hermanos, entre ellos la destacada artista Violeta Parra.  La editorial danesa Forlaget Politisk Revy publicó el 5 de septiembre de 2016, con motivo del cumpelaños 102 del poeta, una maravillosa selección de poemas de Parra traducida al danés. La traducción del español al danés estuvo a cargo del poeta Helge Krarup, Gloria Galindo y Pablo Naranjo Golborne. El libro, cuyo título en danés es Antidigte (Antipoemas), consta de 144 páginas. Como un último homenaje al gran poeta chileno y como una cortesía de la editorial danesa Forlaget Politisk Revy, publicamos a continuación algunos poemas del libro Antidigte en danés y español. Adiós Maestro y gracias por su poesía que siempre nos acompañará.

Leer más: Nicanor Parra

Ha muerto Hugo Figueroa

hugo figueroa 255Ayer, 19 de agosto de 2018, murió en Maracaibo Hugo Figueroa Brett. Las sensibilidades artísticas están de luto, aunque su excepcional vigor seguirá navegando entre las borrascas que le regaló el naviero Álvaro Mutis… Ante su partida, mientras lo veo saltando de nube en nube junto a José Lezama Lima, creo que el único saludo que por ahora puedo hilvanar es reproducir tres de mis textos críticos y dos de sus poemas últimos. Estamos de duelo. Congojas, golondrinas.

 

¿EN DÓNDE ENCONTRAR SENTIDO?
El ciclón es un ojo con alas
José Lezama Lima

 

Tenía que ser celta y lunático y sin vocal. Scargot… Una ondulante espiral doble que funde energías contrarias, porque este caracol sólo puede ser mar, como los que pintaban los caribes en sus cuevas. Yin y a la vez Yang. Línea que divide y une la fuga. Hugo Figueroa Brett, siempre en fuga hacia los egipcios. Helicoidal.

Regenerándose constante, fecundo, con faz y fases. Rescatándose con sus delfines en este cuaderno que despide turbiones, que conversa soltando nuevos verbos.

Celta y demagogo, el muy encantador de serpientes. Leer Scargot reta e irrita. Sulfura y lleva razón a tanto poeta indiferenciado, esos que ni por los motivos se distinguen unos de otros, que engordan antologías donde nadie pregunta dónde está el singular. Y desafía, desde luego, al lector que se abroquela en la marginalidad de un tono hallado en la arena, escrito por Gastón Baquero como un inocente.

¿Qué suena al oído? ¿Por qué el símbolo? ¿Cuáles son las picardías de esta voz burla, sortilegio, fragmento? ¿Desde dónde escribe? Esta última pregunta la sé sin respuesta, es la clave… Suponiendo que haya clave. Porque quizás la sesgadura ─clinamen:desvío─ sea la conmoción de que sólo puede ser omnisciente cuando aventura el enroque, cuando sin nombrarlo invoca a Anaximandro y su cilindro en varios tiempos y espacios, en varias historias que sólo la memoria afectiva sabe amasar.

Leer más: Ha muerto Hugo Figueroa

En la muerte de Rogelio Echavarría (1926-2017) - La poesía permanente de un transeúnte

rogelio echavarria 251In memoriam
Rogelio Echavarría Múnera
27 de marzo de 1926
29 de noviembre de 2017
Poeta y periodista colombiano

 

En cada nueva edición de El transeúnte Rogelio Echavarría siguió su propia tradición, sostenida en las reediciones pasadas, de hacer con el mismo título y los poemas anteriores un nuevo libro. Hasta reunir su trabajo del año 1947 al 2003, en orden cronológico, de modo que incluyó los nuevos poemas en cada una de las partes en que el libro está dividido. La apariencia de la nueva edición fue la de ser definitiva, unas obras completas que ocupan 135 páginas entre esas dos fechas.

Es el destino de un poeta, por elección y por obligación. Fue difícil oponerse a sus designios para el que a los veinte años escribió en un verso: “Como el puente que protege al río de los pasos humanos, la poesía en tu cansancio único”. A partir de esas líneas, o de esa confesión hecha a los veinte años que anuncia y asume la rendición a un oficio, se emprende la construcción de la poesía, en base a un intento de entender su significado y su dirección: “¿Qué es poesía? –preguntas. /Hago luz y –discreta /y sorprendida –huye /la poesía: ¡esa sombra!”

Leer más: En la muerte de Rogelio Echavarría (1926-2017)...

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584