Aurora Boreal

Domingo, Dic 17th

Last updateJue, 14 Dic 2017 1pm

Home > Literatura > Libros

Libros

Después de comer perdices o por qué las mujeres son boludas e insisten en enamorarse

perdices 250Existen momentos en Después de comer perdices o por qué las mujeres son boludas que nos hacen replantear nuestros deseos mas ocultos. Despiertan en el lector pasiones dormidas, aparentemente inexistentes, pero que detectamos cuando nos las muestran, como en este libro, desnudas, claras, y ofensivamente descriptivas. En estos cuentos se puede contemplar la presencia latente de Borges y Cortázar, que acompaña y observa a la escritora a través de los relatos, pero que no molesta ni contamina, dejando a la autora con una voz propia, libre y salvaje, que penetra en la mente del lector con una fuerza literaria implacable. Y es que Rita Gardellini rebosa literatura. Tiene una capacidad extraordinaria (más bien un don) para jugar con el lenguaje. Hay momentos en los que se disfruta leyendo el cuento por el simple placer del texto. También, algunas historias contienen un grado conmovedoramente amargo, y poseen la virtud de la cercanía, a pesar de que sus personajes hablan con el estilo propio del lugar de donde viven. Podemos reírnos por la reacción alocada de sus protagonistas, o sentir angustia por la desesperación que genera un rechazo, o imaginar el hastío y frustración de una mente marginal, solidarizándonos, no sin cierta complicidad, ante el profundo desasosiego que provoca la incomprensión. El tema de la soledad —un tema ya de por sí fascinante e inquietante— se plasma de una manera brillante y en ocasiones puede resultar muy tortuosa. Aunque habla de mujeres, el amor, el sexo, y las relaciones de pareja, en realidad transmite, por momentos, las inquietudes de los seres humanos ante la dictadura de la cotidianeidad: las inseguridades, los deseos, las envidias… Los sentimientos más primitivos y auténticos, los más desgarradores. Entre los cuentos hay unas historias que llegan más que otras. Quizás porque la complejidad de algunos personajes llama mucho la atención, y otros pueden interesar menos. Pero en todos los relatos se mantiene algo especial, que pervive en esa prosa asilvestrada que la autora tanto domina.

Leer más: Después de comer perdices o por qué las mujeres...

'Los Maletines' de Juan Carlos Méndez Guedez

maletines 152Los Maletines
Juan Carlos Méndez Guédez
Novela
Colección Nuevos Tiempos
Ediciones Siruela S.A., Madrid
Páginas 386
2014

 

 

No se puede comentar una obra desde el final y, mucho menos, traicionarlo en un comentario. No se puede quitar el placer del lector de descubrir una novela o un texto. Tiene que recorrerlo por sí mismo. Pero, entonces, ¿cómo podríamos comentar la novela Los Maletines de Juan Carlos Méndez Guédez, de este venezolano, que, sin estruendo y tenazmente, ha venido escribiendo una narrativa de verdadero alto vuelo en el continente? No es que este tipo de narrativa necesite un “tema” para que haga este salto, sin embargo, Venezuela cuenta con un excelente narrador para convertir ese “tema” en una verdadera joya literaria. Se trata de Venezuela, de un país que ha estado ya por muchos años en el centro del debate latinoamericano y global, de un personaje, Donizetti, que trabaja en una agencia de noticias en Caracas y que debe transportar maletines sin preguntar qué llevan y cuál es su destinatario final. Solo recibe órdenes por su blackberry, una extensión de su propio cuerpo, que dirige su vida sin que él pueda determinar la dirección y el sentido de sus movimientos. Es como si estuviera alienado de sí mismo y la única recompensa, que la necesita para mantener los gastos de sus familias (tiene dos), es el pago que recibe por transportar por medio mundo esos maletines. La novela está dividida en dos grandes bloques que son nombrados como rounds, porque, en efecto, se intercalan escenas famosas de boxeo, donde se mencionan a boxeadores como Muhammad Ali, Sugar Ray Leonard y al panameño Roberto “Mano de Piedra” Durán, conocido realmente, más que por sus victorias, por sus grandes derrotas. Y aquí entra Donizetti, un personaje que ha sufrido derrotas en la vida, que es humillado por un sistema, pero está dispuesto a soportar todas las vejaciones posibles en aras de mantenerse medianamente a flote. Recibe todos los golpes posibles, tanto en el trabajo como en su familia, y anodadado uno solo observa cómo va resistiendo todos los asaltos. En efecto, como lector-expectador, solo se puede compadecer y sentir lástima por este personaje que está destinado a ser noqueado y besar la lona con el protector salido de su boca. Se espera, por misericordia, que el entrenador (que no existe) lance al tinglado la toalla blanca para dar terminada la desigual pelea. Pero no. Como buen personaje, que es Donizetti (hay que recordar la pelea de Ali con Foreman), uno comprende que tampoco se le puede desestimar, pues, como todo buen personaje-boxeador, tiene una capacidad de asimilación de golpes, que no terminan de noquearlo, y solo espera su oportunidad de dar su golpe. Y es así que resiste los golpes de su poderoso adversario (los generales y la maquinaria del poder), y el personaje, apoyándose contra las cuerdas del tinglado, encuentra a un viejo amigo con quien diseña un plan para darle un giro a la pelea a su favor. Y lo logra. Es una novela bien lograda, lo mejor que hemos leído en mucho tiempo.

Leer más: 'Los Maletines' de Juan Carlos Méndez Guedez

'Esclavo de tu inocencia'- novela de Walter Garib

escalvo inocencia 250Esclavo de tu inocencia
Walter Garib
Novela
Fundación Iberoamericana, Santiago de Chile
y Editorial La Pluma del Ganso, México
Páginas 178
2013

 

En la novela Esclavo de tu inocencia el escritor chileno Walter Garib recrea el mundo de la provincia de su país. Se introduce en una familia tradicional de clase media, donde los hombres han ejercido la labor de jefe de la oficina del Registro Civil. Historia de uno de ellos, Serafín Espíndola, solterón a los cuarenta años, amigo de la francachela, las visitas a los burdeles del pueblo y a ejercer su oficio, sin la pasión que se requiere. Es abúlico y a su casa llega una chica huérfanos de 13 años, sobrina política de su madre. Él siente que viene a perturbar su vida, porque es hijo único. La desprecia y lo manifiesta. Al verla crecer se enamora de ella y terminan casándose. Ahí, se inicia su calvario, pues ve que Beatriz es hermosa, coqueta y los jóvenes de su edad del pueblo la desean. Cuando ella tiene un hijo, Serafín duda de la paternidad.

Leer más: 'Esclavo de tu inocencia'- novela de Walter Garib

30 años de la novela 'El Patio de los vientos perdidos' de Burgos Cantor

patiovientos 152Para celebrar los 30 años de El Patio de los vientos perdidos, la novela de Roberto Burgos Cantor

 

El patio de los vientos perdidos
Roberto Burgos Cantor
Novela
Primera edición 1984

 

“.... Robertico terminó la novela, desde hace días estaba en la espiral final, y ya está buscando manos femeninas que la pasen a limpio (...) es hermosa, con toda esa fe indefensa, maravillosa, que alienta a ese turbaquero ( ) a los más grandes cielos. No sé en qué momento se nos volvió sabio, con el más grande corazón de aire limpio que ha dado esta selva de pájaros, tigres, y mujeres que le traen agua pura porque él sí sabe de poesía y cogió la ley por la cintura y por el alma.

Quien lo ve, tan mañoso, tan atento con las muchachas, trayendo el mercado en su carrito semi-blanco, buscando fósforos de palito para la pipa, tan de corbata, y con las alas guardadas en el closet ¡” (Santiago Mutis, octubre de 1984)

Leer más: 30 años de la novela 'El Patio de los vientos...

Dos novelas de Sergio de la Pava

singularidad desnuda 152Una singularidad desnuda
Sergio de la Pava
Novela
Editorial Pálido Fuego
2014

Personae
Sergio de la Pava
Novela
Literatura Random House
2015

Una singularidad desnuda la primera novela de Sergio de la Pava fue editada por éste en edición digital que luego la Universidad de Chicago editó logrando obtener premios tan importantes a una primera obra como el del Pen Club. En español y con una excelente traducción de José Luis Amor la editó “Pálido fuego”. Como bien lo señaló Rodrigo Fresán lo que de la Pava define a través de los múltiples frammenti de que está compuesta, es un cuestionamiento a fondo de la Ley y de las inconsecuencias de esta en lo que se refiere a la vida civil, a la conducta de cada individuo. Quien va abriendo el despliegue de cuestionamientos es Cícero punto de partida para una relectura del Melville de Moby Dick, de Dickens, de Dostoievski, de Kennedy Toole, de Pynchon y sobre todo de la metodología jurídica que suele utilizar en sus novelas William Gaddis, no olvidando a Doss Pasos y Don de Lilo en este infierno de Manhattan, de crímenes, tribunales, sincopadas voces de inmigrantes, boxeo, olores nauseabundos. Indagar es abrirse a la dolida lucidez donde el sentimiento de impotencia ante la ley indica la medida de lo trágico que se esconde en lo aparentemente trivial y rutinario de la vida. De la Pava no recurre a la casa de citas famosas ni al pastiche de Gadda sino que extrae de la alusión a cada autor, una metalectura, es decir la escondida referencia hacia las calladas derrotas humanas, hacia la búsqueda de lo imposible, destruyendo las nociones de tiempo y espacio tal como lo hace Pynchon en El arco iris de gravedad pero escapando de la comodidad del nihilismo al uso para dejar sentado un aire de insoslayable solidaridad humanidad.

Leer más: Dos novelas de Sergio de la Pava

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584