Aurora Boreal

Domingo, Dic 17th

Last updateJue, 14 Dic 2017 1pm

Home > Literatura > Poesía > Poesía inédita de José Kozer

Poesía

Poesía inédita de José Kozer

jose kozer 001Selección de poemas para Aurora Boreal® por José Kozer

 

José Kozer (La Habana, 28 de marzo de 1940) es un poeta prolífico y traductor cubano radicado en los Estados Unidos desde 1960. Clasificado dentro de la estética neobarroca —fue uno de los editores de Medusario: Muestra de la poesía latinoamericana, Fondo de Cultura Económica, México, 1996—, ha publicado medio centenar de libros, la gran mayoría de poesía, aunque entre ellos hay también de prosa. Durante tres décadas fue profesor de literatura hispana en el Queens College de Nueva York (1967-1997); después vivió dos años en España y luego regresó a Estados Unidos. En 2013 obtuvo el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

 

FÁBULA

 

Vestales, purificadas. Se sumergen de dos en
             dos y del brazo, vuelven
             de la mano a la superficie
             nombrando criaturas
             eléctricas, el morral
             lleno de mejillones,
             orejas de mar, un
             tipo de cangrejo azul
             de Prusia de nombre
             desconocido: la orilla,
             a lo largo, sargazos.
             A medio kilómetro,
             hacia la montaña,
             campos de zarzamoras,
             las bayas relucen todo
             el año, milagro lustral.

Unas bancas de un metro de ancho, unos cien
             metros de largo (de
             eslora, dicen riendo
             las vestales) a ambos
             lados se sientan a
             almorzar (a la una)
             (gong: es la una) los
             chiquillos sopesan
             el hambre, están
             inquietos, las mujeres
             acaban de servir y
             ya piensan en recoger
             la mesa, los hombres,
             bueno, los hombres,
             una partida de zánganos.
             Tipos homogéneos,
             de ideas fijas, eso sí,
             hercúleos: en el lecho
             matrimonial los come
             la soberbia, la inmediatez.
             Sus mujeres se adaptan,
             total, preferible ser
             madres, tener la sartén
             por el mango de las
             finanzas.

Población, trescientos cincuenta habitantes,
             lugar, un lugar (palafitos)
             al sur, ¿o hacia las
             Hespérides? ¿O el
             sur paradisíaco? Paradisíaco
             los fósforos, y no me hagas
             reír que tengo el labio
             partido. Aquellos recios
             pechos empitonados de
             sus mujeres, tras el
             segundo parto, se
             derrumban (timber): el
             izquierdo remamado
             por el recién nacido,
             el derecho manoseado
             por el bestia tronco de
             yuca del marido, de
             ocupación, continuidad
             de la especie. De lo
             contrario, quia, a la
             pira con ellos. A la
             noche, vedlos,
             traspuestos roncar:
             no tienen pesadillas,
             misterios, ellas por
             su lado se zambullen
             al fondo submarino
             donde dormitan en
             brazos de Poseidón,
             tritones, caracolas
             que les sirven de lecho,
             peces luminosos que
             las guían siempre de
             Levante a Poniente al
             punto oscuro del
             sueño donde una
             vez al día, de sí
             mismas secuestradas,
             se dejan atravesar por
             el tride

 

 

PUNTO DE LLEGADA

 

La vista al mar, y es un asunto suyo, implica
             ver pasar alcatraces rumbo
             sur, marsopas, delfines
             saltar, se sienta en el
             balcón del piso en altos,
             se apertrecha de libros,
             sombras, un termo con
             manzanilla caliente, una
             línea de whisky: canta
             Erato en sus oídos, es
             el mar el mar, a lo lejos
             el buque trasatlántico
             que en la década de
             los veinte trajo a su
             padre, ¿eso es mar?
             Al abrigo de una nueva
             vida lo consternó que
             hubiera negros, comida
             negra, y que la gente
             se metiera en un agua
             salada, al principio
             preguntaba si no
             estarían en salmuera:
            ¿se los irían a comer
             condimentados? ¿O
             no eran países estos
             de caníbales? El hijo
             le hablaría años más
             tarde de Calibán.

Está viejo, en adelante el sueño no resulta
             reparador. Cronos es
             viejo, Poseidón. El eje
             del planeta rechina cada
             vez más. Las deidades,
             náyades y ondinas, en
             buena medida las
             nereidas, envejecen
             a pasos acelerados.
             Las sirenas (ya no
             habrá que amarrarse
             a un mástil) tienen
             las tetas caídas, sus
             escamas huelen a
             ciguato, se les
             encoge la cola.

Al coleto, manzanilla (poco azucarada) orinar.
             No orina de pie por
             temor a no dar en
             el blanco. Ríe, sólo
             de pensar que de
             tanto mear las aguas
             (pleamar) crecerán:
             de las esferas verá
             despeñarse cataratas
             a Castalia, a Pomona,
             acequias. Fuentes
             quietas. Se duerme.
             Y mientras duerme,
             huestes de pitirres
             y azulonas lo escoltan
             (ulterior) por una
             guardarraya (ha de
             ser el otro lado del
             mar) donde esperan
             las auras.

 

Poemas inéditos de José Kozer enviados a Aurora Boreal® por el autor. Publicados en Aurora Boreal® con autorización de José Kozer. Foto José Kozer ® José Kozer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584