Aurora Boreal

Lunes, Dic 18th

Last updateJue, 14 Dic 2017 1pm

Home > Literatura > Puro Cuento > Breve tratado anónimo sobre la insignificancia

Puro Cuento

Breve tratado anónimo sobre la insignificancia

enrique morales 250Fama es harto sabida que los antiguos y no tan antiguos se dedicaron a contar patrañas y falsedades con las que roer el seso a las almas puras; que salvo Quinto Horacio, que aconsejaba en sus hexámetros rectos procederes y los malos ejemplos no eran sino buenos ejemplos de lo malo, todas sus historias y prosas están infestadas de princesas cautivas, dioses paganos, prodigios inverosímiles, mentiras todas a nada conducentes. Y también lo es que tantos esplandianes y palmerines como en estos tiempos nos invaden con sus correrías no son sino trasunto y vil imitación de otras vilezas antiguas. A tanto que el señor Cervantes ha dado en escribir una historia para poner patas arriba, esto es, en su sitio y posición natural, a tamañas felonías.
Y pienso yo que es algo provechoso para el orbe entero, sin duda; pero también que es extremo al que no hubiera debido llegarse jamás, por no tener motivo para ello. Así que, con el fondo de mi aplauso al señor Cervantes, cirujano extirpador de tan maligno tumor, y allanador del terreno para que otros puedan servir al arte verdadero, digo y propongo a cuantos hombres de bien tengan oído y quieran bienusarlo que no se ponga en pie una pluma sino para escribir verdades, y no verosimilitudes; y que las primeras hagan primero sabedores y luego sabios a quienes las lean, de manera que un día no muy lejano el hombre tenga consciencia plena de la ancha vastedad del mundo y de que, pese a su insignificancia, forma parte de él; y de que el mundo, amplio e infinito como es, no es sino una multitud viva y hormigueante de insignificancias humanas, que somos todos y cada uno de nosotros; y que sin la colaboración de una de esas insignificancias ya el mundo cojea de algún pequeño pie, y no va a la perfección que todos le deseamos; cuánto más sin la colaboración de muchas insignificancias al tiempo.

Y así, en estas disquisiciones sumido, no me pareció indigno de contar un panorama verdadero del que, más o menos, soy insignificancia protagonista, y que es que hay muchas grandes cosas que en estos tiempos nuestros monarcas han hecho hacer para mayor gloria de la patria. Un concilio de todos los sabios y poderosos que en el mundo hay se celebra a orillas del Betis; torneos y justas en el Principado de Cataluña; y la actividad de la Corte es febril cuanto nunca se vio. Materias todas para más alta luz de nuestra causa.
Pero yo solo soy un pobre licenciado que ha estudiado las letras griegas y hebreas, las ciencias de la alquimia y la medicina y no pretendo sino vivir en paz y morirme de otra cosa que no sea el hambre. Y veo que los dineros públicos van a las mesas de los sabios del Betis, a los arreos de los corceles de Cataluña y a los músicos italianos y pintores de Flandes que toman, como el Ejército Real un fortín enemigo, la Corte española. Y que no satisfechos, para que sabios, corceles, músicos y pintores lleven buena idea de estas tierras cuando a las suyas regresen, se busca debajo de piedras y árboles de donde sacar para colmarles más de agasajos, lujos y comodidades; y cuando ya no quedan árboles ni piedras sin levantar, no queda otro remedio que entrar a saco en colegios y monasterios, y de allí quitar el poco pan y las pocas monedas que hayan, puesto que son insignificancias para insignificantes que pueden prescindir de ellas.
Pero, como ya he escrito poco ha, si el mundo no es sino una multitud de insignificancias humanas, la multitud de insignificantes dineros y sustentos que cada una necesita es todo un mundo de dinero y sustento con el que ahora están holgando sabios, corceles, músicos y pintores que tienen su insignificante dinero y sustento en otras tierras donde nadie se los quita para darlos a otros, extranjeros o no; y así se ven con doble insignificancia en propiedad y usufructo, mientras nuestras humanas insignificancias se ven desposeídas hasta de la insignificante insignificancia con que procurábamos todas las mañanas salir, con perdón, de la privada en que estamos como hechos de vientre, y si no, a lo menos no hundirnos más en ella y llegar a la mañana siguiente para procurarlo otra vez.
Y yo soy licenciado, y puedo leer cuantas cosas se escriben en el mundo y curarme y curar a otros; pero otros insignificantes más insignificantes que yo, ¿cómo no van a hundirse, si hasta las malas sogas por donde intentaban subir se las han llevado para atar sandalias a los sabios, enjaezar a los corceles y encordar cítaras y laúdes? ¿Cómo va a ser el mundo perfecto nunca si no cuenta con todas las insignificancias que lo componen?
Se maravillarán luego sabios, corceles, músicos y pintores de que una turbamulta de despreciables pida a la multitud de insignificantes que son ellos, al ruego de con poco me ayudáis, cosa que es absolutamente cierta y justa reclamación, puesto que el poco que el despreciable pide no es sino la insignificante porción que le corresponde, y que le fue robada para mayor orgullo de unas tierras que, a este tranco, nada van a tener de qué enorgullecerse ante nadie. Pues ¿de qué sirven concilios, justas y músicas cuando quien venga a verlas las encuentre rodeadas de pedigüeños y míseros? ¿No sería mayor prestigio que quien viniera a visitarnos dijera de vuelta en su país que en nuestras tierras todos tenemos para vivir en paz, y que por ello somos tierra envidiable y deseable, y ejemplo para el bienestar del orbe entero?
Pues no: quienes nos visiten quedarán absortos, pero no por la maravilla de lo que se les ha preparado, sino por el contraste entre lujos y miserias, pulcritudes y robos, gastos espléndidos y estrecheces generales que los sufragan, dispendios de unos y sacrificios de muchos.
Y al principio dije que iba a decir verdad, y verdad he dicho; y también dije que el señor Cervantes había llegado a extremo al que nunca debió llegarse por no haber motivo para ello. Y ahora digo que tal extremo no es grave, pues puso en su sitio cosas que no eran ciertas; pero que el extremo a que yo he tenido que llegar es mucho más grave aún, pues yo quiero poner en su sitio cosas ciertas, empresa mucho más difícil de abordar; verdades que debieran ser no verosimilitudes como de las que se jactan palmerines y esplandianes, sino mentiras irreales como en realidad son las andanzas de tan falsos caballeros.

 

 

enrique morales 350Enrique Morales Lara
España, 1968. Es Doctor en Filología Clásica y Licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Cádiz. Desde el año 2000 es profesor de español en Mobyus, una escuela de idiomas en la ciudad de Lovaina, Bélgica, en cuya universidad (Katholieke Universiteit Leuven), colaboró durante su doctorado. Ha publicado una veintena de artículos sobre latines y dos traducciones de poesía en RevistAtlántica, Diputación de Cádiz (una del latín y otra del neerlandés), así como el microrrelato "El tercer laberinto" en Dreceres microrelats, DeBarris, Barcelona, 2010, los relatos cortos "Una mañana de caza" en la revista La más bella, nº 3, Madrid, 1996 y "El misionero machista" en Narrativas 40, 2016 y los relatos "La chica te gusta" y "En un tren de cercanías" en Visor-Revista Literaria 3, 2015 y 6, 2016 (en línea estos tres últimos). El cuento "Breve tratado anónimo sobre la insignificancia" ganó el Premio de Relato Corto de la Biblioteca de la Facultad de Filosofía y Letras de Cádiz de 1992; el mini relato "Extinción" fue leído por el autor en 2009 al final del programa Encuentro con los libros, de Onda Jerez

 

"Breve tratado anónimo sobre la insignificancia" enviado por Enrique Morales Lara a Aurora Boreal®. Publicado en Aurora Boreal® con autorización de Enrique Morales Lara. Foto Enrique Morales Lara © Enrique Morales Franco.

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584