Aurora Boreal

Lunes, Oct 22nd

Last updateJue, 18 Oct 2018 11pm

Home > Literatura

Literatura

Qué queda de la noche

Qué queda de la noche, vida mía.

Leer más: Qué queda de la noche

UNO: Voy a comprar cigarrillos; ya vuelvo

guillermo_050Lina supo que su madre no pasaría de aquella noche. La acompañó en silencio mientras los recuerdos de toda una vida se precipitaban abruptamente por su memoria. Se avergonzó de aquellos años cuando todavía era una niña y las compañeras del colegio organizaban colectas para comprarle el uniforme, los libros y los materiales exigidos por la escuela. Esa náusea inmunda le volvió de repente. Como tantas otras veces en su vida. Similar al malestar de aquella tarde en la que su padre murió.

Leer más: UNO: Voy a comprar cigarrillos; ya vuelvo

Noticias de trastienda - Batallas solitarias

roberto_burgos_003Antes del bullicio de los estudiantes. A la salida del colegio el parque está tranquilo. Las tres bancas desocupadas. Un viento ligero. Los copetones saltan y hay colibríes. Huyen de las mirlas hambrientas y se asilan en las ramas altas de los cinco árboles grandes: eucaliptos y urapanes. La jornada escolar continua termina a la 1:45.
La araucaria sola, apartada del parque, junto al portón de la entrada, mece las ramas. Alguien dejó en su follaje un sobre blanco al que le pintaron con tinta lila un corazón pendiente de una horca. Se lee: Para Mirna, con urgencia.

Leer más: Noticias de trastienda - Batallas solitarias

Entre la Espada y la Pared


amv4Entre la Espada y la Pared tuvo muchas versiones, una de ellas sólo dedicada a la guerra. Pero la guerra, con su muerte como único argumento, no es interesante. La muerte importa porque buscamos la esperanza, queremos el amor, añoramos la guía protectora de los ancestros y tenemos las manos cariñosas de los amigos. Es en la contradicción donde el  dolor de la guerra y su ignominia se nos hacen más agudos.

Leer más: Entre la Espada y la Pared

El hombre que perdió el norte

roberto_burgos_003El ventanal de cuerpo entero del suelo al techo corresponde al piso cinco en un edificio de seis plantas. Enfrente está la alameda bordeada por las vías de asfalto y en algunos tramos interrumpida por calles que la atraviesan. Por encima de los árboles grandes y viejos están los techos y tejados de las edificaciones al otro lado. Y después los cerros. De allá sale el sol de claridad brillante y luz tibia las mañanas despejadas sin nubes bajas ni cúmulos de neblina.

Leer más: El hombre que perdió el norte

Después de martillar

yolanda_arroyo_006Diana mira el cielo de su habitación y decide abrazarse.  No hay lagartos ni tortugas. Ignora, por unos segundos, al cuerpo femenino a su lado.  Coloca las palmas de las manos sobre sus hombros, tuerce las piernas para enroscarse, oprime los muslos con el fervor de una trenza.  Reconoce ese momento.  Se da cuenta de que una vez, cuando era chica, se

Leer más: Después de martillar

Intimidad en los ascensores

roberto_burgos_003La mujer limpia el espejo al fondo del ascensor: utiliza una especie de limpiaparabrisa manual y salpica la superficie con un rociador. La puerta silenciosa se abre. La luz indica el piso 3. Un señor entra y presiona el botón del piso 8 mientras saluda: "Buen día".
La mujer interrumpe su labor y responde. El hombre sin mirarla dice: "No quiero

Leer más: Intimidad en los ascensores

Medialengua

yolanda_arroyo_006Nervios que te calcan
que se mecen en tu oleaje sangermeño
taladran la epiglotis del beso
y se parten

Leer más: Medialengua

La pedrada Petra-Pedro-Piedra

gloria_serpa_010Estoy entre un charco de sangre. No puedo más. Chorros calientes me escurren por el cuello: hilos húmedos y pegajosos van bajando por mi cara. Huele a sangre. Estoy tirado entre un charco caliente. Me estoy desangrando. Me destrocé la cara al caer contra las piedras. El indio Pedro. No recuerdo bien, no recuerdo nada. El indio Pedro me quiso obligar... Estoy mal. Estoy mal, estoy solo, abandonado en este camino de herradura por donde no transita nadie. Los niños me están esperando en casa. Petra, te compré el mercadito que querías. Lo solté allá atrás porque no me alcanzaban las fuerzas. Si alguien viene, encontrará primero el costal con las papas y el maíz y un poco más adelante, la bolsa de plástico con los cuadernos y los lápices... mañana ellos entran a la escuela. Les compré los útiles. Me estoy desangrando tirado en este camino solitario. Me van a encontrar muerto con la cara enterrada en el pedregal.

Leer más: La pedrada Petra-Pedro-Piedra

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584