Martes, May 11th

Last updateDom, 09 May 2021 11pm

Hugo Gola - Domingos de poesía

hugo gola 250Hugo Gola (Argentina 1927-2015). Poeta santafesino, escritor, ensayista, traductor, animador cultural y profesor de literatura. En 1975 emigró a Londres y posteriormente se exilió en México por más de tres décadas. La Fundación Konex le otorgó en 2004 el premio de poesía por su obra publicada. Su escritura no es programática, parte de experiencias vitales y de su interacción con todo aquello que despierta su interés y lo afecta. Para Gola, cualquier momento es sugerente o revelador, cualquier flash o destello de luz es aprovechado por el autor para dar forma, a través de un elaborado proceso de escritura poética, a textos singulares, en los que se aprecia la utilización de un lenguaje depurado, una sintaxis precisa, la ausencia generalizada de puntuación, la impasibilidad por el uso de metáforas y ningún encorsetamiento respecto a la colocación de las líneas ni a la suma de las series versales. La libertad con la que concibe sus poemas no solo se refleja en la estructura de los mismos sino también en el particular ritmo que les imprime.

 

 

Y ADEMÁS
mi corazón
tiene la culpa
porque nació
tan tibio y sorprendido
y yo también
un poco
y este cielo
y estas mañanas libres
y estas calles
por donde el aire estalla
y este gran infierno de los hombres
tiene la culpa

 

Pero
sobre todo
mi corazón
que no me deja
mi corazón
que me derrama
y me pierde

La culpa es mía
la traigo desde lejos
pero qué puedo hacer
sino vivir así
y andar a cada rato
con un dolor
y un sueño
custodiándome

Qué puedo hacer
si el corazón
me vino enorme
y tiembla
por cada soplo liviano
qué puedo hacer
sino abrazarlo
o cuanto más
echarlo al aire

 

DESDE ENTONCES
repetí día a día
mi peregrinación
hacia ese lugar de luz

Desde que descubrí
que allí estaba el centro
y que mi vida giraba
sobre ese pozo incandescente
se apoyaba en esa superficie
de mármol veteado
volví y recuperé
un poco de mi eje
tan oscilante siempre
y recuperé la modestia
la secreta confianza
los momentos que salvan

Junto a la superficie de mármol
apoyado en la madera gastada
reflejando sobre un espejo lateral
la indecisión y el miedo
descubrí la existencia
de una unidad
que excede todo lo previsto
descubrí la relación
entre los rostros
y los lugares
y los objetos
y el recuerdo
y todo lo que vendrá
y que algunos soñamos

Vuelvo
vuelvo oscuramente atraído
pareciera que para salvarse
basta el abandono
y la obediencia
a lo que no se elige

 

 

SIETE POEMAS

IV

¿Sin conocer
                  no puede
                             el ave
                                  cantar?
¿O sí puede el ave?
Cantar no es
                sino
                    un sol

¿Sabe
        el ave
               de su sol?

¿Saber versa
                  sobre
lo que el ave
                     cantar
                          no puede?

Pero igual
             el ave
                    canta
                        sin saber

¿Qué es
         entonces
                    saber?

Si el ave
          sin saber
                       canta
el río
       sin saber ríe
el viento
           sin saber
                      filtra
su suave sonido
                   entre las
                             ramas
¿sobre qué versa el saber?
¿Sabe
       acaso
                el ave
de dónde sube
                    el sonido?

Voz
      sonido
             silbo
¿sabe el que aprende?

Pájaro luz sonido
           vienen
                meneándose
                rodando
                         desde la piedra
                         desde el silencio solapado
tejido púrpura
rodaja azul
cuarzo
       cristal
               ojo
aire vibrátil
               palma
                      vórtice
                              torbellino
remolino de espuma
                      el pájaro
sabe y no
           sabe
suspira apenas
                   y sale
                           de él
                                 un sol

Sin saber
           saber
Siembra
            su luz
¡su lu mi lu!
sin saber
           teje
             su urdimbre
                            el bosque

Le paradis n´est pas artificiel
pero
     ¿quién lo logra?

¿Es este sol
                 el paraíso?
¿es este trino
                 el bosque
                               el ave
el paraíso?
¿y luego
             agonía?

¿Fue inútil
                toda
la ardua
         relojería
                    de los años
el ascenso de siglos
los signos en el metal
                              borroso
en la piedra
                en la semilla
—chispa guardada en la tumba
para alimento del viaje—
¿fue inútil saber?

Si soplas sobre el viento
si agregas al nudo de aire
                                 tu nota
tu no tan limpia nota
                                 tu nota sola
¿sumarás algo al saber?

¿Un flash
            y luego
                    la agonía?

¿El paraíso
              será
                   sólo
                     el olor de la menta?
¿y los ojos perdidos
                           de la vaca?
¿y las orejas
              del galgo
                          siguiendo
el rastro
          huidizo
                    de la liebre?
¿y el relincho
                    del potrillo
                                    cabalgando apenas
                                                               por un pájaro negro?
¿sólo un relámpago
                                el paraíso
y luego
         la mella inevitable
                                        de una hora
                                         de agonía?

El oscuro
              saber
                    del ave
la naranja
               que cae
la hierba
              que se
                     inclina
¿bosquejan acaso el paraíso?

Le paradis n´est pas artificiel
                                                  es
                                                    real
aunque
          fugaz
Cruza
        apenas
                  el aire
como la frágil mano
                               que atraviesa
                                                    la llama
¿y después?
¿una hora de agonía?

Saber                        versa              paradis
paradis                 saber                    versa
mellado               flash                  saber
saber                relámpago          paraíso

El ave
        avala
              el paraíso
                           sin saber
y tú
   que manipulas
                           monedas
que degradas
                       tu ojo
que desquicias
                       tu lengua
que tanto
            discurres y
                             acumulas
que rentas
               ruedas
                       rumias
que sin descanso
                         recorres
tierra y mar
                  para
aumentar
               no se sabe qué
¿o se sabe?
no logras
           saber
                 lo que el
                             ave
                                 sabe
                                      al cantar

Pierde su sitio
                        y
                        ya no aprende
el hombre

Sin espacio
                  no puede
                              el alma
sin su espacio
                    no puede
sin su espacio
                      alma
                             ni cuerpo
                                         pueden

Mas el ave
                  no pierde
ni la piedra
                  pierde
ni pierde
               el caballo
ni la abeja
relincho           gravedad          silbo          zumbido
¿sólo tú
          pierdes
                     entonces?

               (Jugar con fuego 1956-1984, 1996)

 

 

VARIACIONES


El vuelo blanco
           sobre el agua
                 el movimiento del vuelo
                                                         del ala
                                         rozando el agua
qué busca el vuelo
           cuando vuela?
                      qué busca
                                cuando baja?
qué busca
           el vuelo
                 cuando sube
                                y sube?
qué busca
           cuando cae?
qué busca
          cuando no baja
                                 ni sube
                                      y sólo duerme?
cuando baila
           o cuando traza líneas
                                            desganadas?
cuando un vuelo
           se tiende
                      encima
                            de otro vuelo?
qué busca
          en la noche
                en la tormenta?

qué ha perdido
           ese vuelo
                      que no cesa
                                        su ala?
qué diálogo
            tiene con el aire?
qué goce recibe
                del rocío
                      de la lluvia?
qué condena
                 se cumple
                       con el vuelo
                                    qué alegría
                                               se alcanza?
qué destino
           de amor
                 qué cortejo se teje
                        en la rama del cielo
                              en la luz del relámpago
             en la sombra
                                   sombría
                                        en la tiniebla?
y si es una danza
                       el vuelo?
            si es un duelo
                                  incesante
                                        con la muerte?
             si es colmena de luz
             que se construye
                             en grano
                                   en gota
                                         en invisible espuma
y si el vuelo
                blanco
                     fuera la mano de dios
                                            y el mar
                                                  su alcoba?

si fuera una señal
                       un signo?
si no hubiera
      ave que volara
              y sólo fuera
                  luz precipitada

                       blanca escritura
                             augurio ancestral
                                  o cifra indescifrada?
un dibujo
      una clave

si el vuelo fuera paz
                       que se derrama?

si el vuelo fuera flor
                 que se deshoja?

o si fuera
            la órbita
                  de un alma
                        desasida
                              una respiración
                                                un hálito
un suspiro de amor
               una búsqueda inquieta
                       de puerta en puerta
                                   de nube en nube
tocando techo
                        cima
                              nada?
un desconsuelo de amante
                             en su desvelo
                                   que busca
                                         y busca
sin encontrar
               sin consolar
                    sin saciar nunca?

no hay pez
             en el final del vuelo
                        no hay carne
                              no hay carnada
                no hay juego en el final del juego

si el arabesco blanco
                                  fuera
                  hilo que se envuelve
                             en un ovillo
                                   que los ojos no ven
                         corpúsculos de luz
                      en incesante boda
deseo insaciable
               vuelto y vuelto
                        a ovillar

en círculos perfectos
                 en óvalos
sin tocar nunca
                       pluma
                              cuerpo
                                         ala?

              Saint Nazaire, 20 de abril de 1989

 

 

DEL MIRAR VACÍO. Del andar
vacío. Sin palabras. ¿A quién?
Al polvo? Al viento? Al río?
A las tumbas?
Retirado. Recogido. Pertrechado.
Aguarda. Para que nada hiciera
mella. Pero todo lo hacía.
Los pasos. Recorrer. El polvo
un día. Otro día. Y el calor.
Mientras. Mientras. Todo era
mientras. Lo supo. Lo quiso.
El río, las tumbas, el camino.
Nunca nadie. Nada allí pudo.
Ser. ¿Para qué, ya? Se cierra
el círculo cuando
la noche
cae.

                (Filtraciones, 1996)

 

 

VACILACIÓN


Poco a poco
        se aleja
            aquello que parecía
                          indispensable
no se pierde
          está enclavado
                en lo cóncavo
         sólo hay dolor
                    en el comienzo
          mas éste es un estado
                        transitorio
          poco a poco —digo—
           llega una ráfaga
                    inesperada y viva
             calles olorosas
              cielos con lluvia
                           persistente
            piedras     polvos     pasiones
              espeso amor
                           música trunca

                  estar sentado frente
                                       al mar
                    y ver pasar los barcos lentos
                            mientras vencejos azules
                                arrasan con sus vuelos
                          ver esa luz inmensa
                                 verde    morada
                                que el viento arrastra
sobre la playa blanca
          es otra donación
                   de la mañana
         el río sin embargo
            no ha sido desplazado
         el mínimo hilo de agua
              que corre silente
                       o torrentoso
                 por llanuras y colinas
            custodiado de sauces
                  oculto a veces
                      persiste todavía
                  y se acrecienta
                   en el milagro sutil
                             de la memoria
            en lo cóncavo yace
                y aun en el olfato
                  subrepticiamente llega
                         arroyo río vibrante
                  y expande su murmullo

el que sale
              oscila
    el que asoma la nariz
          recibe un viento
                           adverso
    lenguas impenetrables
      resistencia de seres
            y de cosas
el tanteo es la forma
    el balanceo inestable
       adentro afuera
      oscila el cuerpo
        y el alma oscila
 no hay piedra ni mano conocidas
              se pierde el suelo
         en la vorágine
  hay que nombrar de nuevo
          árboles y pájaros
  nombrar     nombrar     nombrar
           abolir el desdén
              acumular palabras
           acariciar sonidos
        una vida
               se sustenta
         en mínimos milagros
                           cotidianos
   pan     carne dorada     humo
        los remotos ahí están
   mas habrá otro
            alguna vez?

   llegó también inesperado
            un soplo arrasante
  una ráfaga
                     una unción
    una luz temblorosa
             que iluminó
                     baldíos y rincones
    y se hizo
              cada vez más sólida
          y servicial
           y dócil
   «y mientras duró
       de todo hizo placer»
              a veces llega
          simplemente
                con dejar correr el agua
           sin conducir nada
             siguiendo el rumbo
                      indeciso de los pasos
              flotando casi
                  en esa luz
                 sin ir hacia el norte
                    o hacia el sur
                            sólo yendo
                      la ráfaga puede
                     alterar
                            lo que parecía destino

                  destino hay también
    en ese andar
              desprevenido
       allí se instala
     y delimita y tiñe
             el color de los días

           destino es el azar
             la línea zigzagueante
         el espacio
              la piedra del camino

¿hay acaso un lugar
               que sea el lugar?

   en el comienzo
         cualquier desplazamiento
      incuba desazón
       ¿cómo perder sin pesar
         aquellas tardes vacías
      la lluvia lenta del otoño
         o la sequía
              las lagunas
                los mínimos arroyos indecisos
              el rigor del verano
          las calles
              donde la luz se demora
         y el viento
                que sopla
                 y sopla hasta en el sueño?

             se pierde el pie de pronto
      y de cada cobijo
                     surge la intemperie
hay un arco de fuego inhabitable
         una pólvora ardiente
                 una premonición
                         un presagio
                 una fractura

     un día
           en plena calle
una mañana
             quizá de otoño
                grisácea
   entre el ruido
     y la música
                estridente
     en plena calle
         un ritmo que
venía en el aire de afuera
         anidó
    en el cuerpo
  se hizo uno
            y de a poco el que era
          fue dejando de serlo
        y fue uniéndose al contorno
               y las manos y los ojos
                  y los labios
                fueron perdiendo pertenencia
invadidos
      o más bien anegados
             o disueltos

el que andaba en la mañana
      se detuvo
          ya no podía avanzar
  la calle era ruidosa
              y la música estridente
   y el que empezó
     ya no existía
         todo estaba desbordado
       y lo de afuera dejó de estar
           afuera y lo de adentro
          salió del interior
   y el movimiento se detuvo
     los ojos dejaron
         de ser un sentido individual
      y también el oído
        el tacto     el gusto
            el olfato y la respiración
                 sobre todo se hizo
                         espaciada lenta
            y aceptó el ritmo ordenador
               cesó toda diferencia
              y una y la misma
                  fueron todas las cosas
                 sin intersticios
               ni ranuras
ni huecos
            ni vacíos
   se borraron
        los límites hostiles
    lo mío y lo tuyo
 ya no hubo negro
         ni blanco ni rojo
    ni alto ni bajo
 ni bueno ni malo
   nada mantuvo su sustancia
                     o quizá sí
        el cuerpo apenas consciente
         salió entonces de sí mismo
              derramándose
        sobre el contorno
         y el contorno antes
          inaprensible
               dejó de ser hostil
                      o indiferente
              el soplo
                                     la ráfaga
                             duró sólo un instante
                               en el tiempo
                     pero salió de él
                 y por unos minutos
                    —20 más o menos— dijo
                   Yeats, «estaba bendito
                                   y podía bendecir»

       qué es lo que sigue?
       por encima de estos desniveles
       qué es lo que se arrastra
                            por debajo?
       ecos lejanos
                            muertes
       amigos abatidos
       el propio estrago de los
                             años
       apenas se divisa lo que fue
       callecitas campos caminos
       arbolados arbustos matas
       viejos paraísos de sombra escasa
       lagunas estáticas ganado
       ambulante caballos chúcaros
       pastando al anochecer alto
       campanario expandiendo en
          el aire sus sonidos de celebración
       o muerte
                 brilla acaso aquel cielo
                          todavía?
       fue tan intenso entonces
             que el resto resta oscurecido?
        ¿es el soplo de un tiempo
                   intemporal sin antes
            ni después
                 cristal aislado
             en el espacio abierto?
           sobre la tierra escarpada
                todavía crece el pasto
                    en lugares pedregosos
                     y en los valles el sol
               renueva a diario su luz
                        y su calor
                 vuelve el viento del norte
                           a deshacer las nubes
                                              en la tierra
                               hay poco más que rotaciones
                                           otoño    primavera
                          un simple desfasaje
                               lo que al principio perturbó
                             se vuelve luego natural
                          y uno vive en un lento
                                                       desapego
                                     la movilidad es al fin
                                   la ley universal
                                  toda morada es movediza
                              las piedras son las mismas
                                 y también lo son las hierbas
                                      los árboles florecen
                                  y aquel caballo solitario
                                        que pasta en la llanura
                                      se lo vuelve a encontrar
                                                      en el cerro
                                                   en la colina

          sauce     eucalipto     fresno
          pino     ciprés    jacarandá
            nubes ligeras
                     en un cielo verde
            nubes oscuras
            nubes     nubes     navegando
                      indiferentes por los cielos
                  y los mares
                      llevan
                 sonidos     murmullos
                     intensidades
                 los mezclan los difunden
                      los derraman
                 pájaros blancos
                              en un cielo gris
                    nubes gaviotas incansables
                      nubes ligeras reposan
                   sobre la tierra escarpada
                           dejan su sombra

                       al alba suenan
                                 las sirenas
                            despierta el ruido
                                                    el miedo
                                           las plegarias
                           ante los ojos cimbra
                                      la amenaza del día
                              el temor de la muerte
                                  viene de nuevo
            y esgrime su cuchillo

              uno quisiera entonces
                       borrar lo que engendró
                                   dolor
                      pero no puede
                        no alcanza la piedad
                        es tarde para todo
                        no hay gesto tan amplio
                              que cubra hombres
                                pájaros hormigas
                                   y la pesadilla persistente
                                que arrebata el sueño

               (Ramas sueltas, 2004)

 

 

ME HUBIERA
gustado
          a mí también
como aquel viejo
          de Wallace Stevens
en China sentado
      bajo un pino
 refugiarme
   bajo un árbol
           cualquiera
          bajo
          un sauce
    o un fresno
       a reposar
 y repasar
            momentos
                             vívidos
  mirar de paso
            pasar
        como aquel viejo
            no las alondras
            que no he visto
                    nunca
 sino las bandadas
         de patos
         y bandurrias
            renovadas
        sobre ríos y
          lagunas
en un cielo
          total
sin una nube

      reposar
mientras el viento
   trae sus voces
     y un silbido
         tenue
acompaña intervalos
           luminosos
u oscuros

            el reposo
  recupera
mas el reposo es
              también
    un salto

estar sentado
        bajo un sauce
  y sentir correr
    el río
aunque no lo veas
   y sentir volar
                  bandadas
            de cuervos
     o caranchos

alejarse
         alejarse
sumergirse
 en la imprecisa
           sombra
 dejar
         que vuelen
                 las aves
       en círculos
             muy altos
y que vuelvan
    aquellos
         círculos

   atrapar
        ahora
aunque desde otro
               extremo
   como aquel viejo
          de China
   el vuelo de las
          alondras
o el grito agudo
  de los pavorreales
desde los
     bordes que asoman
en las orillas

  estaban allí
       en reposo
y vuelven
   perfectos
            soberanos
              imborrables

 

 

HAY
        pequeñas
               manchas de sombra
                                en el piso
recortes
             de hojas
                   rodeadas por la luz
pequeñas
              manchas
                       vibrantes
    que se escurren
                    por el viento
  que aletean
                  en el temblor
                        de la mañana
distraen
             y alertan
                      al paso titubeante
mas no sólo las hojas
                         tiemblan
también el aire tiembla
     y no por el juego
                        de la luz
de sombras
                tiembla el cielo
hay una grande oscuridad
    que se desplaza
                 por nubes
                      e intersticios
           y se precipita
convertida
                  en fuego
en densa premonición
           es sombra
                           que persiste

 

 

UN TRAZO
  un trozo
    un tono
      un toque
un punto
      que vibra
  una línea
  que vuela
   una mancha
  de sombra
      un círculo
       puro
   aquí
        o en el
           cielo
         quizá sean
       el augurio
       la clave
      el indicio
            secreto
      para la
          vida
     o para
esta tarde

               (Retomas, 2008)

 

 
ES MÁS DIFÍCIL
                   penetrar
     que describir
  alcanzar el nudo
          la semilla
    la claridad sutil
        que se resiste
las palabras huyen
    se esconden
  o se prestan fácilmente
a repetir lo visible
 construir afinidades
 extraer la médula
 revelar los tonos
 secretos
 es otro cuento

 


MASTICÓ
               sus bocados con rabia
              allí no había flores
                 ni playa
                             ni sosiego

    era el final
            de un callejón oscuro
         casas desvencijadas
                ventanas caídas
                    puertas precarias
     barridas por la lluvia
                   y el viento

         adentro
                 un hombre arrinconado
         sin voz apenas
            con una media lengua
                                   confusa
           rodeado de un aura
                          inocultable

         la escasa luz
                        en la penumbra
         provenía de sus ojos
    «esto es un lujo»
            —barbotó—
        «no puedo mantenerlo»
 en un papel rugoso
     escribe palabras soberanas
         brotadas de no se sabe dónde
     un fuego aletea
                          imperceptible
          traído quizá desde su tierra
             ¿qué de aquello
                              le infundía resistencia?
            ¿los álamos altos
                 el resplandor del mar
               el techo rojo
                    de su casa mansa
                         las piedras las piedras
           los montes pelados?

               (Resonancias renuentes, 2011)

 

hugo gola 350Hugo Gola (Argentina 1927-2015). Poeta santafesino, escritor, ensayista, traductor, animador cultural y profesor de literatura. En 1975 emigró a Londres y posteriormente se exilió en México por más de tres décadas. La Fundación Konex le otorgó en 2004 el premio de poesía por su obra publicada. Su escritura no es programática, parte de experiencias vitales y de su interacción con todo aquello que despierta su interés y lo afecta. Para Gola, cualquier momento es sugerente o revelador, cualquier flash o destello de luz es aprovechado por el autor para dar forma, a través de un elaborado proceso de escritura poética, a textos singulares, en los que se aprecia la utilización de un lenguaje depurado, una sintaxis precisa, la ausencia generalizada de puntuación, la impasibilidad por el uso de metáforas y ningún encorsetamiento respecto a la colocación de las líneas ni a la suma de las series versales. La libertad con la que concibe sus poemas no solo se refleja en la estructura de los mismos sino también en el particular ritmo que les imprime.

 

 

Material de consulta:
El soplo y la materia (1956-2010). Selección de Iván García. Madrid: Fundación Inquietudes/Asociación Poética Caudal, 2012; Una vida sencilla (1956-2011). Edición de Iván García. Bs. As: Hilos editora, 2017.

 

"Domingos de poesía" es una idea original del poeta Sergio Laignelet, colaborador de Aurora Boreal®. Se publica semanalmente. Toda la selección y cura de los materiales por Sergio Laignelet.

sergio laignelet 250

Sobre Sergio Laignelet
Bogotá, 1969. Poeta colombiano residente en Madrid, editor, corrector de estilo y ortotipográfico de publicaciones educativas y culturales. Libros publicados: That's all Folks! (poemas animados). Madrid, 2017; Cuentos sin hadas. Canarias, 2010; Carnaval (plaquette). Bogotá, 2007; Malas Lenguas. Bogotá, 2005. Ediciones bilingües de CSH: Danés: Omvendte eventyr. H. Krarup trad. Copenhague, 2017; Francés: Contes á l’envers. R. Durand trad. Toulon, 2015, y Colomiers, 2017 (además, poemas suyos han sido traducidos al inglés, portugués, italiano, sueco, finés, polaco y japonés). Antología editada: Gatimonio: poemas de gatos de autores hispanoamericanos. Madrid, 2013.

Poemas de Hugo Gola. Selección de poemas: Sergio Laignelet. Material enviado a Aurora Boreal® por Sergio Laignelet. Poemas y fotografías publicadas con autorización de ©Herederos de Hugo Gola. Fotografía Sergio Laignelet © Lorenzo Hernández.

Para leer más Domingos de poesía pulse aquí.

Bravo Hispanic Independent Filmfestival Aarhus

Suscríbete a nuestro canal YouTube

Escucha nuestro AB Podcast

ab podcast 500

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escucha nuestro AB Podcast

Aurora Boreal

Sample image

AURORA BOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584

Tumbao Cerveza Artesanal

Tumbao 280

Derechos de autor

Los derechos de autor de todos los contenidos de este sitio
son propiedad de Aurora Boreal® o de los autores individuales,
y ninguno de los materiales puede utilizarse en otro lugar sin un
permiso por escrito. Para consultas de reimpresión, contáctenos

Aurora Boreal
Dalvej 15
2820 Gentofte
Dinamarca
Tel +(45) 40 80 77 39

CVR nr. 37034584