Aurora Boreal

Sábado, May 30th

Last updateJue, 28 May 2020 10am

Home > Actualidad > La columna de Ricardo Bada

La columna de Ricardo Bada

CARTA DE ALEMANIA (51)

Ser Goethe

«Padre nuestro, Goethe, que estás en los cielos»: así comienza un poema de Gabriela Mistral. Pero donde escribió "cielos" hubiera debido escribir "Olimpo", porque para el mundo hispánico Goethe viene a ser un sinónimo de lo divino, y por tanto de lo extraño.

Los españoles y los latinoamericanos somos humanos, demasiado humanos, y los cielos, para nosotros, son una especie de casa que nos ha sido prometida, lo que no era el caso con los viejos helenos, tan sabios. Por otra parte, si tuviésemos que elegir entre Apolo y Dionisos, es seguro que preguntaríamos "¿Y por qué no Adán?" Pero si no fuese posible elegir a Adán, entonces la apuesta correría a favor de Dionisos. Y Goethe, no hace falta recordarlo, además de divino era apolíneo.

A mayor abundancia, y es dolorosamente cierto, este mismo Goethe dejó dicho alguna vez que prefería la injusticia al desorden. Una crasa contradicción con el sentido de la justicia de Don Quijote, paradigma también de una manera hispana de sentir la vida. Y sin embargo, Goethe, Goethe über alles, Goethe, Goethe por encima de todo en todo el mundo de habla castellana.
¿Por qué?

Leer más: CARTA DE ALEMANIA (51)

CARTA DE ALEMANIA (50)

Multatuli: Florilegio de sus aforismos

Si ustedes programan en la máquina de búsqueda de Miss Hortensia Google el nombre “Balzac”, obtendrán 22.000.000 de resultados; si el nombre es “Conan Doyle” serán 14.900.000, y si es “Thomas Mann” 7.440.000. Pero si el nombre que rastrean es “Eduard Douwes Dekker”, tan sólo van a ser 106.100 resultados, mientras que Multatuli (su seudónimo, sin comillas en este caso) alcanzará 1.030.000, casi diez veces más.

Eduard Douwes Dekker inmortalizó en efecto el seudónimo de Multatuli, tomado de un verso de Horacio en su Ars poetica: “Multa tulit fecitque puer, sudavit et alsit” [“Sudando y tiritando mucho es lo que ya tuvo que hacer y soportar cuando niño”]. Nació en Ámsterdam el año 1820 y falleció exiliado en Ingelheim, a la orilla izquierda alemana del Rhin, 67 años más tarde. El conjunto de su obra abarca el drama, la novela que hoy llamaríamos de denuncia y la que desde siempre fue llamada picaresca (La historia de Woutertje Pieterse es una verdadera delicia); y amén de todo ello la reflexión articulada en siete volúmenes rotulados sencillamente Ideën [Ideas], que lo convierten en el heredero natural de La Rochefoucauld y de Lichtenberg.

Leer más: CARTA DE ALEMANIA (50)

CARTA DE ALEMANIA (48)

La metamorfosis brasileña de un poema alemán

Ignácio de Loyola Brandão, uno de los más grandes novelistas brasileños, tomó posesión el 18 de octubre de este año del sillón 11 de la Academia Brasileña de Letras, para el que fue elegido, ya iba siendo hora de que lo fuese. Y en estos días he leído su discurso de ingreso, en el cual, cómo no, recordó los días tristísimos de la dictadura brasileña, a la que combatió sin descanso. Y en esa rememoración dijo lo siguiente:

«Parte de los presentes debe acordarse del poema de Eduardo Alves da Costa, que recorrió el Brasil en 1968, “Ese año que no terminó”, según la hermosa evaluación de Zuenir Ventura. Por [motivos de] seguridad, como era en plena dictadura, el poema circulaba falsamente atribuido a Maiakovski. Dice así»:

 

Leer más: CARTA DE ALEMANIA (48)

CARTA DE ALEMANIA (49)

† 4.1.1929 Muere Galdós en Madrid
Don Benito en el cine y la TV


De la universalidad del mensaje, por así llamarlo, de don Benito Pérez Galdós, da fe el hecho de que de las 42 (ó 44) adaptaciones de sus relatos, al cine y la TV, la primera película fue una estadunidense, Beauty in Chains, inspirada por la novela Doña Perfecta en 1918, y la última una cingalesa (o sea, de Ceilán, hoy Sri Lanka) en el 2018, exactamente un siglo más tarde, y que se titula Nela, inspirada en la inmortal Marianela. Pero vayamos por partes.

Promediado el año 1918, y tras la entrada de los Estados Unidos en la Gran Guerra, la primera de las mundiales, era evidente de los Imperios Centrales –Alemania y Austria-Hungría– ya iban a ser los derrotados, como se confirmó en el armisticio del 11.11. El año 1914, cuando estalló la guerra, no se concedió el premio Nobel de Literatura. En 1915 se le otorgó a Romain Rolland, quien aunque francés, era notorio pacifista y promotor de la reconciliación francoalemana. En 1916 fue
premiado el sueco Carl Gustav von Heidenstam, y en 1917 lo fueron ex aequo los daneses Henrik Pontoppidan y Karl Adolph Gjellerup. Para 1918 la Academia Sueca pensó en Galdós, como lo había hecho en 1904 y porque España, como Suecia y Dinamarca, fue neutral en la Gran Guerra.

 

 

Leer más: CARTA DE ALEMANIA (49)

CARTA DE ALEMANIA (47)

* 14.9.1769 Alejandro de Humboldt, un americano amoris causa

Pocos personajes históricos pueden vanagloriarse de haber sido nombrados con tantos epítetos como lo fue Alejandro de Humboldt: desde “el segundo Colón” hasta el “nuevo Aristóteles” (en la medalla conmemorativa de la Academia de las Ciencias, de París) pasando por “príncipe de las Ciencias”, “descubridor científico de América” e incluso “el pequeño boticario”, como lo llamaron ya en su infancia, por su afición a ocuparse con insectos, plantas y piedras.

Pocos científicos a lo largo de la Historia le han dedicado a las Ciencias tanto esfuerzo e invertido tanto de su fortuna personal (hasta un tercio de la misma le costó el viaje al Nuevo Mundo) como Alejandro de Humboldt. Y ya que estamos en ello, valga decir que el abanico de sus intereses científicos abarcaba la Física, la Química, la Geología, la Mineralogía, la Botánica, la Zoología, la Climatología, la Oceanografía, la Astronomía, la Geografía Económica y la Etnología, amén de la Demografía. Y hasta puede que algunas más que recordar no logro.

Leer más: CARTA DE ALEMANIA (47)

La Palabra Pintada

katya leyendo 500

Aurora Boreal

Sample image

AURORA BOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584

Derechos de autor

Los derechos de autor de todos los contenidos de este sitio
son propiedad de Aurora Boreal® o de los autores individuales,
y ninguno de los materiales puede utilizarse en otro lugar sin un
permiso por escrito. Para consultas de reimpresión, contáctenos

Aurora Boreal
Dalvej 15
2820 Gentofte
Dinamarca
Tel +(45) 40 80 77 39

CVR nr. 37034584