Aurora Boreal

Martes, Sep 17th

Last updateMié, 11 Sep 2019 11am

Home > Actualidad > La columna de Ricardo Bada

La columna de Ricardo Bada

CARTA DE ALEMANIA (47)

* 14.9.1769 Alejandro de Humboldt, un americano amoris causa

Pocos personajes históricos pueden vanagloriarse de haber sido nombrados con tantos epítetos como lo fue Alejandro de Humboldt: desde “el segundo Colón” hasta el “nuevo Aristóteles” (en la medalla conmemorativa de la Academia de las Ciencias, de París) pasando por “príncipe de las Ciencias”, “descubridor científico de América” e incluso “el pequeño boticario”, como lo llamaron ya en su infancia, por su afición a ocuparse con insectos, plantas y piedras.

Pocos científicos a lo largo de la Historia le han dedicado a las Ciencias tanto esfuerzo e invertido tanto de su fortuna personal (hasta un tercio de la misma le costó el viaje al Nuevo Mundo) como Alejandro de Humboldt. Y ya que estamos en ello, valga decir que el abanico de sus intereses científicos abarcaba la Física, la Química, la Geología, la Mineralogía, la Botánica, la Zoología, la Climatología, la Oceanografía, la Astronomía, la Geografía Económica y la Etnología, amén de la Demografía. Y hasta puede que algunas más que recordar no logro.

Leer más: CARTA DE ALEMANIA (47)

CARTA DE ALEMANIA (46)

† 28.3.1969 : B. Traven, vivo

Repasando mi calendario de efemérides de este año, de pronto descubro que dejé pasar, sin darme cuenta, el cincuentenario de la muerte de B. Traven. Y sí, el 28 de marzo de 1969 falleció en México uno de los mejores escritores alemanes del siglo pasado, y hasta de todos los tiempos, diría yo, y desde luego el más leído.

Al mismo tiempo se trataba de una de las personalidades más misteriosas y más fascinantes de su época, el legítimo sucesor de la leyenda de Ambrose Bierce y el legítimo predecesor de la leyenda de J. D. Salinger. Firmaba sus libros con el nombre de B. Traven, y todavía queda un leve margen de duda en cuanto a su auténtica personalidad, aun cuando el misterio parecería haber sido develado ya: hay una monumental y documentada biografía suya, B. Traven: Biographie eines Rätsels [B. Traven: Biografía de un enigma], de 839 páginas, obra poco menos que titánica de Karl S. Guthke y editada en Fráncfort del Meno, 1987, por la Büchergilde Gutenberg. Esto es, por la corporación cultural alemana que editó toda la obra de Traven, y a cuyos archivos (una extensa correspondencia con el autor) tuvo acceso su biógrafo.

Leer más: CARTA DE ALEMANIA (46)

CARTA DE ALEMANIA (44)

300 años de Robinson Crusoe

En un imaginable mapa de la literatura universal descubriríamos un gran archipiélago, cada una de cuyas islas estaría poblada por uno o varios émulos involuntarios de Robinson Crusoe. Y dicho sea de paso, entre los arquetipos indiscutibles de esa literatura (Ulises, Don Quijote, Hamlet, Fausto, Don Juan, Emma Bovary...), Robinson Crusoe es quizás el único que despierta nuestra solidaridad, y también, en un cierto sentido abisal, nuestra envidia. Marx usaba la expresión “robinsonadas” para criticar a David Ricardo y Adam Smith, pero tengo para mí que, en el fondo, aunque fuese muy en el fondo, admiraba y envidiaba a alguien como Crusoe, a quien la plusvalía de su trabajo le significaba de modo directísimo un mayor bienestar propio.

Leer más: CARTA DE ALEMANIA (44)

CARTA DE ALEMANIA (45)

Jacques Offenbach, el inventor de la opereta

El 20 de junio de 1819 vino al mundo en la ciudad de Colonia, en Alemania, un niño judío llamado Jakob Offenbach, a quien le estaba reservada la gloria de crear un género musical nuevo: la opereta.

Comencemos citando a un músico tan exigente como Arnold Schoenberg en El estilo y la idea: «Deplorable es la actitud de algunos artistas, que de manera arrogante quieren hacer creer que descienden de las alturas para dar a las masas algo de sus tesoros. Esto es hipocresía. Sin embargo, hay unos cuantos compositores, como Offenbach, Johann Strauss y Gershwin, cuyos sentimientos coinciden circunstancialmente con los del “hombre medio de la calle”. Para ellos no es ninguna mascarada el expresar sentimientos populares en términos populares. Son naturales en lo que dicen y en lo que hacen».

Leer más: CARTA DE ALEMANIA (45)

CARTA DE ALEMANIA (43)

La fatwa contra Salman Rushdie

Uno de los mayores atentados cometidos contra la libertad de expresión, si es que no el mayor, tanto a nivel individual como universal, lo perpetraría el ayatola Jomeini el 14 de febrero de 1989 cuando decretó la fatwa, es decir la sentencia de muerte contra «el autor del libro Los Versos Satánicos –el cual es contrario al Islam, al Profeta y el Corán–, y contra todos aquellos involucrados en su publicación y que son conscientes de su contenido» (sic).

Y que la cosa iba en serio lo pagó con la vida el traductor de ese libro al japonés, Hitoshi Igarashi (nacido un 10 de junio, como yo, ocho años antes que él). A Igarashi lo apuñaló una media docena de veces un agresor desconocido, falleciendo en el acto, y encontraron su cadáver el 12 de julio de 1991 en su despacho de la Universidad de Tsukuba, Ibaraki, Japón.

 

 

Leer más: CARTA DE ALEMANIA (43)

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584