Aurora Boreal

Martes, May 21st

Last updateVie, 17 May 2019 4pm

Home > Actualidad > Pintura > Diego Arango Arango

Pintura

Diego Arango Arango

diego_021Ya se trate de pájaros, de cometas o de veleros, ya se trate de un único pero variable pájaro-cometa-velero, las bien diseñadas manchas de Diego Arango Arango no cesan de navegar fulgurando en el espacio. La apreciación es lírica, ocurre que la pintura de Arango Arango es lírica. Con ella pretendo descubrir la entrada, y de la manera más simple, los cuatro aspectos fundamentales de su obra:

1. El pájaro-cometa-velero
Podemos verlo como una cambiante serie de pinturas, aunque en definitiva nos hallemos ante planos que se tocan o superponen buscando una armonía y un equilibrio absolutos que, en cuanto absolutos, sitúan las obras en el campo de lo abstracto.

2. La navegación
Los planos, en reposo, parecen desplazarse. Es como si quisieran abandonar su lugar o más bien buscarlo, al tiempo en que sus contornos se alejan de la geometría o salen a su encuentro.

3. La fulguración
El color brilla o se opaca, vibra en rica variedad de tonos o se aplana. En cualquiera de los casos, jamás pierde su calidad de protagonista principal de una pintura que quiere ser pintura.

4. El espacio
Mar, cielo o tierra, es ante todo espacio. Un espacio imaginario concebido para ser surcado imaginariamente por formas imaginarias dotadas de luces igualmente imaginarias.

diego_005Arango Arango sabe inventar con libertad. Sobra advertir que en su pintura todo parecido es legítimo. La meta del poeta lírico es la metáfora, la metáfora que vela pero también define la esencia misma de un objeto. Lo que toca, entonces, queda en trance. El éxito de la pintura de Arango Arango es que sabe estar en trance: los pájaros son veleros y los veleros son cometas; sin embargo, estamos ante una pintura abstracta. ¿Contradicción o indecisión? Ni una cosa ni la otra. La clave nos la da una sola palabra: sugerencia.
Fuente: Catálogo Galería Bucholz. 1980

Por Álvaro Medina

 

Diego Arango Arango
Amor a la pintura

Por Heinrich Vogt


Diego Arango vive en España. Pinta damas en rosa, espantapájaros, acróbatas, mesas oscuras, casas, máscaras. Diego Arango procede de Colombia. Su madre se apellidaba igual que el padre. El lleva los dos nombres: Arango Arango. Tuvo que abandonar su patria pero le fue dado conservar su lengua materna. Emigrado en Mallorca, la "isla de la luz" vive con su esposa y sus dos hijas en una pequeña aldea con una iglesia y un nombre bíblico sobre un altozano no lejos de Palma. Desde la plaza pueblerina, la vista se expande sobre una campiña fértil hasta el horizonte lejano donde se abrazan el cielo y el mar.

diego_001Día y noche se ve envuelto en su color favorito. "Azul" hasta donde alcanza la mirada. Teme el eterno amarillo, con el inmenso blancor puede volar. Diego "El Capitán" timonea el barco de sus sueños sin meta fija pero con mano firme a través del tiempo y el espacio. Él mismo se prepara sus colores; pero, al igual que sus antepasados precolombinos, no revela la receta. En realidad es arquitecto, se nota en sus cuadros. Voluntariosas dimensiones, extrañas perspectivas. El espacio da una impresión más ingrávida que el aire. Sus figuras flotan de una manera que a uno le parece lo más natural del mundo. Su pintura tiende al mal visto ideal de una "indescriptible felicidad". Sólo tenemos que volver a extrovertir el tesoro misterioso que todos guardamos en nuestra alma infantil. Su "Paraíso" no conoce pecado original alguno, ofrece una oportunidad a la esperanza.

¡Pinta como un niño! Lo que se quiere significar de sutil ofensa, no le afecta en absoluto. En primer lugar porque lo que él más ama son los niños; además, él no produce una pintura ingenuista. Se trata de una lograda síntesis. Ha "robado" objetos al mundo y con ellos ha creado su propia realidad, infundiéndoles vida cual un "Gepetto" de la pintura. El paraguas, la bicicleta, el triciclo, el trompo, la escalera, la casa, la flecha, el avión, la cometa o el fantoche han encontrado lugar propio en su alcoba. Un grave juego con la pintura lúdica, fuertemente troquelado por su lenguaje personal. Contemplando desde cerca y pormenorizadamente estos objetos, se reconoce que cada uno de tales símbolos, todas estas formas, celan un detalle exactamente observado, un sorprendente bosquejo de forma y color, aproximándose todo en rítmica armonía a una caligrafía del recuerdo.

diego_002Diego Arango Arango se remonta al espíritu de las cosas y de las figuras, las reduce - sin desnudarlas - a su esencia para luego llevarlas al lienzo como quien diseña una escenografía de simples referencias y estética armonía. Sus evocaciones visuales llevan de la objetividad del mundo a su objetividad propia finamente desarrollada. Alado por su poético y sosegado espíritu, anota gráficamente sus observaciones, ocurrencias y sensaciones. Su arte pictórico vive de los recuerdos de un hombre enormemente atento y sensible que aprecia por encima de todo la sencillez.

"Toda suerte de arte primitivo me ha dado su impronta decisiva, y con ello me remonto hasta las Cuevas de Altamira, la población precolombina o los pueblos orientales. Me ha troquelado por su sencillez, su trascendencia en el tiempo, su respeto a la forma. en la cultura contemporánea, me interesa exactamente la manera de tratar el espacio en el cuadro. En Paul Klee o Joan Miró descubro mucha semejanza con las formas primitivas del pasado. Empero, lo realmente fabuloso es la genialidad de la pintura infantil. Si mis obras, pues, mueven a alguien a investigar referencias, ‘huellas dactilares', las encontrará con toda simplicidad en ellas. Pero ésta es la cara oficial de mi pintura, la marca cultural. Esto lo descubrí mucho más tarde, después de pintar. Para mi no existió primero la historia del arte y luego mis obras. No, primeramente creé algo. Y luego, la cultura me explicó lo que yo creaba, me enriqueció confiriendo aire y aliento a mi lenguaje. Pero primero fue mi amor a la pintura".
Ahora bien, este "amor a la pintura" en modo alguno lo ha transfigurado. Por muy fabulosa que sea la sensación de ciertas obras, hubo instantes en los que la dureza de la luz diurna penetró en sus tubos de color, y al extenderlo, sólo surgió caos y desesperanza. Como hijo de la generación de los años 60, estaba preparado para un mundo de "paz y amor". Sin embargo, bastó un mero paso fuera de su estudio juvenil, en el barrio Laureles de Medellín (Colombia), donde se crió, para mostrarle que todo era distinto. Afortunadamente le esperaba el universo del arte que se le ofreció como alternativa. Con su plétora de caminos abiertos, le invitó a experimentar con nuevas o muy antiguas formas. Formas capaces de modificar nuestra imagen del mundo.

diego_003"Tenía junto con algunos jóvenes pintores un estudio en el que trabajábamos cada noche. Pintábamos en las mesas, realizábamos aguafuertes y , de paso, escuchábamos sólo las canciones de los Beatles y de los Rollling Stones, que para nosotros constituían una especie de himnos. Estudié arquitectura para poder permitirme el lujo de pintar, lo cual para mi era sinónimo de vida, mi bella enamorada. De día era arquitecto, de noche pintor. Sin embargo, entonces nada era la cosa fácil, ni siquiera mis relaciones con los demás pintores del llamado Grupo de Antioquía porque todos nos hallábamos en plena búsqueda de algo. Durante años me retiré a sabiendas de que poco a poco me aproximaba a lo que buscaba".

Mucho ha ya que gritara hasta enronquecer "Make love not war!" , a coro con los jóvenes barbudos que pretendían sofocar bajo flores e incienso las innumerables tribulaciones de la vida, mientras que en la guerra del Vietnam los soldados luchaban como larvas y sucumbían deplorablemente. Hoy, Diego Arango Arango ha encontrado lo que siempre ha buscado. Con quienes entonces había empezado a pintar, se intercambia aún en el camino de los sueños: "Si, Diego Arango Arango vive en el mundo de los niños alimentando las visiones en las que se diluye toda suerte de melancolía y pesadumbre. Con las que se dice que no al infierno de la vida actual, a las calamidades de nuestro siglo, al ocaso de nuestra civilización, al inseguro vaivén de esta época en la que nos ha tocado nacer. Sujetémonos a una de sus cometas, y roguemos a Diego Arango que la haga volar" (Fausto Panesso).

diego_004A diferencia de los románticos, Arango no precisa efectos apocalípticos. Jamás anduvo a la búsqueda de la "Flor Azul", ni siquiera le ha interesado mayormente el "Tigre Azul" borgiano, y eso que su serie "Jaguar" constituye un homenaje a Borges. Lo único que le ha fascinado es el tigre por todos conocido: "Al otro lado de los fuertes barrotes, continuamente de un lado para otro, suave y mortífero, rebosando energía...todos lo contemplábamos. Era el tigre de Blake y de Hugo, era Shere Khan y todos los demás tigres que habían vivido antes que él y que vivirán después de él, y era la forma prístina del tigre, representante como individuo de su especie. Para nosotros era a la vez cruel y magnífico. ‘Fue creado para el amor', dijo Norah, la muchacha" (Jorge Luis Borges). Arango lo ha pintado en muchas variaciones: un tigre muerto, un tigre amarillos, un tigre que sólo consta de pellejo. Lienzo sobre lienzo, tensión sobre fuerza, vida sobre muerte, serenidad sobre melancolía. No es raro que los tigres de Arango experimenten una metamorfosis, a las veces se tornen en ranas, en ranas con piel de tigre. Como todas sus obras, tampoco estos " tigres" son meros trasuntos, sino imágenes independientes - irónicas del mundo laberíntico en el que domina color a nivel configurante. Color como instrumento constructivo de los visible y de los disponible, de lo invisible, de los barruntado y de los inexistente. En las obras de Arango, los límites del lienzo no definen los límites de la fantasía. mediante formas y colores siempre nuevos, se enfrenta al único presente, crea alternativas a la realidad de las apariencias en el espacio y ene l tiempo. los cuadros de Arango llevan implícita la posibilidad de un mundo feliz.
Traducción: José María domínguez, Múnich.
Fuente: Catálogo Galería Vogdt+Vogdt. 1990

 

Diego Arango Arango

Por Ana María Escallón

diego_006Diego Arango es un colombiano antioqueño arquitecto que insiste en la pintura. La pintura para construir formas, la pintura para conversar con símbolos, la pintura para expresar el alma humana. Siempre ha estado con la obsesión de incluir en su trabajo de formas el misterio de una referencia infantil. Aquella que le permite despojarse de complejos, de seguir de alguna forma algo del "automatismo" surrealista que se combina con "la poesía ingenua y la poesía sentimental" de Paul Klee.

En su trabajo se trata de enfrentar el mundo con pocos elementos, de ver las imágenes bajo un posible matiz donde no existen prejuicios visuales, ni inhibiciones. Arango hablaba de unos símbolos que se unen a un planteamiento lírico del color y a una atmósfera cristalina que se respira.
Interpretó durante un tiempo unas casas evocadoras que presentían una especial personalidad y expectativa, después siguió una historia de objetos, animales y signos de la época. Cada uno visto a través del prisma de un dibujo liviano y un tratamiento sutil del color. Todas fueron imágenes que armaron una nueva historia de lo transitorio, de aquello que por su ingenuidad tiene carácter indefinido y que, como el tiempo, agota la inocencia. Con su nueva serie de "Cabezas" parecería que Diego Arango ha renunciado, no sabemos si temporalmente, a esos ojos inocentes y a la posibilidad de observar el mundo bajo la información precaria e infantil de las formas y ha entrado en una etapa en donde el caos del país se le filtra en sus días. Es una realidad lejana, ausente, vista desde donde reside en Galilea, Mallorca.
diego_007Él bien lo anota en una carta. Las muertes de cada día hacen de cada "cabeza" un día. Con el cambio que nos da el tiempo tenemos que descubrir que en nosotros nace una persona diferente y muere otra. Ésta es la idea del optimismo, de la fuerza de vencer al tiempo con una posible riqueza espiritual pero, también, Arango se abandona a un sentimiento trágico. Por eso las "Cabezas" rígidas no presentan la expresión de un gesto sino la posibilidad de un "rictus". En ellas se respira un encierro. El tema se desarrolla a través de una geometría sencilla que se integra a una arcaica referencia de máscara, tal vez funeraria... En ellas insiste de una manera obstinada. La repetición seguramente se refiere a una obsesión. Como si quisiera agotar hasta el cansancio la monotonía. La monotonía de la violencia. Las "Cabezas" pueden ser muchas cosas: banderas totémicas, paisajes o simplemente formas abstractas. Y aunque existe en ellas una restricción formal de su lenguaje, sigue manteniendo los azules evocadores de paisajes, del cielo límpido, de la casa. Y dentro de la geometría, las diagonales y verticales vuelven a recrear lo que alguna vez fue una rayuela perdida, un avión en un aire sin gravedad, una bandera simple.

Diego Arango está atrapado en un mundo incesante y recurrente donde se despoja también de algunas posibilidades poéticas del color para hablar directamente, casi de manera agresiva. Se deshace de lo decorativo para insistir en un reiterativo sentimiento que tiene eco. El eco de la vida y la muerte.
Año1999

 

Ritos cotidianos

Por María Margarita García

diego_008Diego Arango es otro emigrante que ha pasado casi dos décadas en tierras españolas. Cuando aterrizó en el aeropuerto de Barajas en Madrid tenía la seguridad de que regresaría al trópico para admirar el paisaje antioqueño. Pero necesitaba confrontar su trabajo con el de artistas de otras nacionalidades. Llegó a ese país con el entusiasmo de conocer a fondo la técnica del grabado en la Universidad Complutense de Madrid, oficio que aprendió y le dejó la magia de la combinación de los colores y de trabajar a partir del accidente. Cuando se encierra en su estudio, en Mallorca, une el pasado y el presente, la figuración y la abstracción, los juegos infantiles y los tiempos prehispánicos, la vida cotidiana, los mitos y los ritos. Toma el pincel para expresar ese sentimiento surgido desde el fondo de su ser. "Trato de llevar a la tela o al papel los impulsos del inconsciente y del subconsciente, de la fantasía y de las sensaciones de los hechos que me ocurren a diario". En medio de los cambios climáticos, del sofocante calor o del frío que cala los huesos, han surgido obras que se debaten entre lo figurativo y lo abstracto, algunas en las que se percibe la línea del dibujante y los planos que permiten al espectador recordar el arte del grabado.
En ellas se advierte la frescura de un trabajo limpio en el que la expresión ágil recuerda los trazos infantiles con los cuales sumerge al espectador en una recreación fantástica de la vida diaria.

Su serie Mitos y Rituales condensa su actividad plástica de casi dos décadas. El color y la forma constituyen su universo plástico y son signos que invitan a interpretaciones que van desde el concepto del hombre de la ciudad hasta los conflictos inherentes al ser humano. En algunas se percibe su interés en las creaciones precolombinas. "Me interesa el arte primitivo y dentro de éste todas las formas precolombinas. Pertenecen a nuestra cultura, guardan una ideología y una manera particular de entender la figura humana. Este proceso de abstracción de nuestros indígenas me apasiona".

 

En el umbral
de la Memoria

Cuando se encierran en sus estudios, ubicados a miles de kilómetros de distancia el uno del otro

diego_010Diego Arango en España y Elsa Zambrano en Colombia-, se detienen en las huellas del pasado, en sus recuerdos, en la memoria y, a veces, en los juegos de infancia. Ambos toman el pincel para expresar ese sentimiento surgido desde el fondo de sus seres. Sin saberlo, quizás, han pasado por etapas similares, recorrido sutilmente el lenguaje abstracto e interesado por el grabado.
Estos dos artistas, de generaciones diferentes, se han preocupado por la cotidianidad y tocado la historia desde sus perspectivas personales y de la vida diaria.r Han tomado su pincel para hacer sus trazos característicos y sumergirse en el mundo del color. Diego Arango llegó a Madrid en la década pasada. Viajó para estudiar grabado en la Universidad Complutense de Madrid, pero resolvió quedarse unos meses más. Envió por su familia, y entre pintura y pintura han pasado once años. Ahora vive en Mallorca, lugar donde su inspiración produce obras llenas de fuerza y de color. Con su estilo particular recuerda la expresión plástica infantil. En Mallorca no han cambiado su trabajo ni su acento paisa ni la profunda nostalgia por lo autóctono. "Me interesa el arte primitivo, y dentro de éste todas las formas precolombinas. Pertenecen a nuestra cultura, guardan una ideología y una manera particular de entender la figura humana. Este proceso de abstracción de nuestros indígenas me apasiona", dice. Por eso, en sus trazos se advierte algo de las culturas pasadas y sobre todo la aparente ingenuidad infantil iniciada cuando dejó parcialmente el grabado. "Empecé trabajando con un lenguaje abstracto hasta que me encontré en un callejón sin salida. Entonces me preocupé por la significación, por el proceso de arte y de la comunicación". Fue por medio del grabado que se interesó en el objeto pictórico y empezó a salirse de la abstracción para encontrarse con la figuración. "La figura era tan importante para mí como el resto de los elementos plásticos".
diego_bichoAquel mundo infantil refleja su admiración por Miró, Klee y Picasso. "En realidad no es influencia, es cierta simpatía hacia la producción pictórica de otros artistas. Me llama la atención Miró por su posición frente a la naturaleza, por el color y la forma. Además, porque ha tenido la influencia tanto del mundo infantil como del primitivo. Este último fue también motivo de investigación para Klee y para Picasso", afirma.
En sus cuadros, donde las referencias a la naturaleza y a los animales saltan a la vista del público, surgen los colores primarios y a veces los grandes contrastes. "El manejo del color pertenece al proceso de producción de mi obra, pues cuando empecé a pintar me preocupé también por el laboratorio, por lo que algunos llaman cocina; es decir, por la organización del material y la relación con los pigmentos. Este modo de trabajar no lo he dejado nunca", dice categóricamente.
Así, los trazos y los juegos infantiles se advierten en cada una de las obras realizadas durante los últimos dos meses. Se trata de 15 pinturas, la mayoría de pequeño formato, que siguen los parámetros del arte moderno.

Fuente: Revista Diners. 1998.

 

Las fuerzas de la vida

Por María José Corominasç


diego_casarayasDiego Arango, es uno de los primeros artistas que conocí al iniciar mi estancia en la Isla, cuando él y su familia vivían en Galilea, de Mallorca. Comprendí enseguida que me hallaba ante un artista muy profesional, sin recovecos, con un rostro sereno y una mirada intensa Diego Arango asumía la condición de artista sin vanagloria alguna y con una gran sinceridad, que desprendía toda su imagen y sus actitudes.

El imaginario mundo celestial de Diego Arango se componía de barcos de una o tres chimeneas que humeaban con fuerza, pequeñas construcciones de matiz ingenua que eran los puentes de mando. Banderas y trazos que nos evocaban, todos, elementos poéticos que no restaba fuerza a las composiciones.
Los colores utilizados mayoritariamente por el artista eran el blanco y el azul en un repertorio de diferentes intensidades. Una obra que subyugaba por la nitidez de los pensamientos, que los provocaban sus cielos blancos o azules donde paseaban pájaros de formas muy imaginativas y esquemáticas.

El tiempo pasó y Diego Arango tomó conciencia de otras realidades, siguiendo un discurso que a pesar de ser nuevo resultaba coherente con las etapas anteriores, los colores dejaban de ser de gammas diego_marinasuaves para dar paso a los colores rojo y amarillo al azul y al verde y de manera especial el negro que anteriormente no aparecía demasiado. La serie "Rotos", es la que podemos admirar actualmente, tiene diversos temas, desde las manos en las que aparecen las rayas de vivencias astrológicas hasta diferentes maneras de plasmar algunas "odaliscas" y el tema del circo mostrado desde diferentes ópticas, como los títeres o los equilibristas, los trapecistas o las plateas de sillas vacías y desordenadas, al terminar la función. En las obras con predominio del negro como las manos y las "odaliscas", especialmente en las primeras tiene un importante valor el collage, especialmente los naipes que podemos apreciar entre las capas de pintura de diferentes colores y en el fondo el negro. En otros casos el fondo es de color claro y los personajes como las "odaliscas" o los equilibristas, consiguen contorneos en los que resulta difícil apreciar la cabeza entre los brazos, o las piernas del resto de la forma. Si las manos juegan un gran papel en esta producción, también lo hacen las redes que como una piel de cobertura envuelven otros trazos como un fondo marino o el esquema de un pié humano. Estas redes, también sugieren el abrazo de elementos, desde el papel de periódico, hasta el papel fino de diferentes colores, los naipes y algunas pinturas con diversas capas de material pictórico. El papel de cebolla blanco pegado en algunos fondos permite intuir la pintura que se halla debajo.
Cabe decir que el tema del circo y el ambiente circense ha inspirado a muchos artistas por la variedad de situaciones y vivencias que se encuentran en él. Desde Toulouse Lautrec a Degás y de este a Picasso por nombrar algunos, el circo ha nutrido la imaginación de muchos artistas y es ahora que tenemos la posibilidad de conocer el interior del circo creado por Diego Arango que nos resulta rotundo por los planteamientos asumidos y a la vez muy poético.
Fuente: Catálogo Galería Bennassar. 2008

 

El juego y la magia
Por Plinio Apuleyo Mendoza

diego_oceanicaSus barcos, casas, globos, cometas,  bicicletas y paraguas parecen en su encantadora simplicidad pintados por un niño. pero detrás hay toda la astucia, la destreza y el buen sentido del color de un inteligente discípulo de Miró y de Klee.   El fácil candor es un sabio engaño, una recreación de todo el imaginario de la infancia conseguida con oficio. Diego Arango. antioqueño. arquitecto de formación, residente en Mallorca, tiene su mundo, un mundo deformas y grafismos que le pertenece tan íntimamente como sus barbas y sus lentes de relojero. A él le ha incorporado la luz marina de Mallorca, donde vive y trabaja, y todas las cosas que guarda en los desvanes de la memoria y que de algún modo remiten a un inconsciente colectivo sepultado en cuadernos escolares o dibujado con tiza de colores en el asfalto de un patio. En este abanico de propuestas que abre la nueva pintura colombiana, a él le ha correspondido el juego y la magia, la poesía de la simplicidad. ¿Por qué no, si sabe hacerlo? Fuente: Revista Diners. 1998.

 

Diego Arango Arango
Por Carlos Herrera Rozo

diego_personajeAbrir el Blog de Diego Arango es encontrarse con un mundo de imágenes que sugieren una lectura detenida, razonada y sobremodo imaginativa.Estoy tentado en pensar que su pintura es todo un código de signos que debemos descifrar para entender su profundo significado. No se porque mi memoria, frente a sus cuadros, me lleva por los caminos de la mitología y de las pinturas prehistóricas , y pretendo, sin conseguirlo del todo, desvelar el mundo que se esconde detrás de las imágenes para sacar a la luz lo que esconden los colores. Diego Arango nos sorprende al presentarnos su mundo,atado, como lo hicieron los antiguos cristianos, a las imágenes, para que pudiera ser leído e interpretado por cualquier persona, independientemente de su cultura y conocimientos, porque el propósito del pintor, de Diego, es que lo que no se puede captar mediante la lectura pueda aprenderse contemplando la pintura. Es como si de repente Diego Arango consiguiera el milagro de traducir el verbo a imágenes que pueden ser traducidas por cualquiera que quiera sumergirse en ese mundo venerable que entraña cada uno de sus cuadros, vasijas y esculturas. Afirme que cuando observaba sus cuadros o sus esculturas me encontraba frente a un mundo mítico y creo no exagerar por cuanto lo mítico se aplica a lo extraordinario, fabuloso y memorable, también a lo falso,porque no decirlo.En todo caso el mito mienta o miente sobre algo que esta mas allá de la realidad cotidiana empírica y comprobable. El mito es la fantasía, lo imaginario y ejerce un mágico poder y encanto sobre lo que entendemos sobre el mundo en que vivimos.Y es ese espíritu de serenidad y encanto lo que deja en el espectador el mundo pictórico de Diego Arango.
Fuente: Foro internet, 2009.


Diego Arango Arango (D.A.A.)

diego_puntasecaMedellín, Colombia, 1946. Estudios de Arquitectura en la Universidad Nacional de Medellín (Colombia). Actividad profesional como profesor del Departamento de Artes de la Universidad Nacional de Medellín. En 1987 estudios suplementarios de grabado, con una beca otorgada por el Gobierno Colombiano en la Universidad Complutense Madrid. Desde 1988 Diego Arango Arango vive y ejerce como artista en la isla de Mallorca.

Exposiciones Colectivas

1976 Museo Zea, Medellín, Colombia
1985 Galería Casa Negret, Bogotá, Colombia
diego_rota1986 Humphrey Fine Art and Design, New York City, USA
1987 ARCO, Feria Internacional de Arte, Madrid, España. Casa Negret de Colombia
1988 ARCO, Feria Internacional de Arte, Madrid, España. Galería Humphrey Fine and Design. 1ª Bienal de Arte de Bogotá, Colombia
1990 ARCO, Feria Internacional de Arte, Ma drid, España. Galería Bennassar de Palma de Mallorca FIAC Edition SGA 90, Paris Francia XXIX Certamen Internacional de Pintura y Escultura. Pollença, Mallorca
1992 EROS, Pintura y Poesía, Madrid, España. Galería Bennassar de Mallorca
1992 ARCO, Feria Internacional de Arte, Madrid, España, Lluc Fluxà Galería d´art, Mallorca Patch Work World, Expo de Sevilla 92, España Arts I Oficis, Casal Solleríc, Palma de Mallorca
1994 FERIA ESTAMPA, Madrid, España
1995 ARCO, Feria Internacional de Arte, Madrid, España. Luis Pérez Galería
1996 Libros de Grabado, Casal Solleríc de Palmade Mallorca, España LA FLAUTA MÁGICA. Gravados al aguafuerte.  Bruselas, Bélgica
1999 Banca March, Palma de Mallorca, España Galería 96, Berlin, Alemania
2000 Galería Dinners, Bogotá, Colombia
2001 Miami Art Fair. Galería Dinners, USA Animalia. Exposición Itinerante, Mallorca, España
2002 Qui mira qui? Pabellón de Mixtos. Ciudadella. Ayto. De Pamplona, España
2003 Mallorquíns d´adopció. Museo Krekovic. Palma de Mallorca, España
2005 "O2" Cas Pallers. Binissalem, Mallorca, España
2006 Cerámicas y Ceramistas, Pueblo Español, Mallorca, España
2007 STEBE, Sturgart, Alemania
2008 Obra en permanencia. Galería Bennassar, Pollensa. Galería Sestacio, Sineu Mallorca
2009 Obra en permanencia. Galería Bennassar, Pollensa. Galería Sestacio, Sineu Mallorca

Exposiciones Individuales

diego_0221976 Galería Arca de Noé, Bucaramanga, Colombia
1980 Cámara de Comercio, Medellín, Colombia.
1980 Galería Bucholz, Bogotá, Colombia
1983 Cámara de Comercio, Medellín, Colombia
1984 El Goce Pagano, Bogotá, Colombia
1985 Galería Casa Negret, Bogotá, Colombia
1986 Museo de Arte Moderno la Tertulia, Calí, Colombia
1987 Humphrey Fine Art and Design, New York City, USA
1989 Bennassar Galería, Pollença, Mallorca, España
1989 Bennassar Galería, Madrid, España
1990 VOGDT+VOGDT Galería, Frankfurt, Alemania
1990 Lluc Fluxà Galería d´Art, Palma de Mallorca, España
1991 "La Flauta Mágica Versus Diego Arango" Lluc Fluxà Galería d´Art, Mallorca, España
1992 Bennassar Galería, Pollença, Mallorca, España
1995 Lluc Fluxà Galería d´Art, Palma de Mallorca, España
1996 Galería 96, Grand-duche de Luxemburg
1997 Elbchaussee 96 Galerie, Hamburgo, Alemania
1998 ARCO 98, Feria Internacional de Arte. ONE MAN SHOW. Luis Pérez Galería
1998 Galerie 98, Grand-Duche de Luxemburg
1998 Galería Dinners, Bogotá, Colombia
1998 Galería Barbara Botz, Port d´Andratx, Mallorca, España
1999 Minkner Galería, Palma de Mallorca, España
1999 Pro Linguis Club, Hamburg, Alemania
2000 Minkner Galería, Palma de Mallorca, España
2000 Koldo Royo, Palma de Mallorca, España
2001 Bennassar Galería, Pollença, Mallorca
2002 Galería Dinners, Bogotá, Colombia
2002 Minkner Galería, Santa Ponça, Mallorca, España
2003 Centro de Cultura de España, Ciudad de México, México
2003 Synart Art Gallery, Frankfurt, Alemania
2004 Bonn Art Consulting, Bonn, Alemania
2005 Belmundo Gallery, Zurich, Suiza
2006 NOVO Galería D´Art, Palma de Mallorca, España
2007 Belmundo Gallery, Zurich, Suiza
2008 Bennassar Galería, Pollença, Mallorca, España
2009 Galería Cámara de Comercio, Bucaramanga, Colombia
2009 Artesnía, Soller, Mallorca, España

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584