Viernes, Jul 10th

Last updateVie, 10 Jul 2020 1pm

Home > Literatura

Literatura

'La niebla' de María Luisa Bombal por Jaír Villano

última nieba 250La última niebla. La amortajada
María Luisa Bombal
Seix Barral
2005

 

 

“¿Por qué, por qué la naturaleza de la mujer ha de ser tal que tenga que ser siempre un hombre el eje de su vida?”, se pregunta una de las voces narradoras de “La amortajada”. ¿Por qué una escritora tan adelantada como María Luisa Bombal no gozó del reconocimiento que escritores que se influenciaron en ella -verbigracia: Rulfo- sí tienen?

La primera novela de la escritora chilena, “La última niebla”, fue publicada en 1934. Se trata de una pieza vanguardista y novedosa para la época: de prosa lírica y cuidadosa; de párrafos cortos y certeros; con imágenes que saben potenciar su fragilidad; una novela que hace uso de una perspectiva intimista, sutil, sensible, que cuenta el drama de una mujer que intenta aliviar su sombrío matrimonio con las sombras de un amante creado por la necesidad de la huida.

Leer más: 'La niebla' de María Luisa Bombal por Jaír Villano

Emiliana Toro - Misceláneos

emiliana toro 250Selección de materiales por Emiliana Toro

 

 

A mis perros

 

Inmóvil, ojos cerrados...
no sé si estoy muerta
no sé si estoy viva
no sé si es de noche o es de día
no reconozco la hora, tampoco el día...

Con lengüetazos me devuelves a la vida!

Tú perro... yo, humano!

Leer más: Emiliana Toro - Misceláneos

Paloma Pérez Sastre - Amor gato

paloma perez 250Los gatos existen para ser amados.
Los gatos no sirven para amar.
Los gatos sólo saben ser amados.
Darío Jaramillo Agudelo

 

porque quien ama nunca sabe lo que ama
ni sabe por qué ama, ni lo que es amar…
Amar es la eterna inocencia,
y la única inocencia es no pensar…
Fernando Pessoa

 

Hasta hace un rato dormías a mis pies; ahora estoy en mi mesa, y tú en la ventana. Desde la altura reconoces el terreno, sincronizas las orejas con los movimientos de afuera. El aire frío viene a tu encuentro y te actualiza en novedades. ¿Qué nos une? ¿Qué te impulsa a estar cerca de mí? ¿La comida que te doy por la mañana? ¿Las caricias cuando tomas posesión de mi pecho?

Leer más: Paloma Pérez Sastre - Amor gato

Daniel Vélez - Relatos

daniel velez 250Ceniza

El cielo con cenizas cubrió como manto a Gabriela ¿Es esto lo que nos queda realmente de civilización? En su imaginación pudo observar el verde y el río, pudo encontrarse en aquellos años de inocencia, antes del primer día y el suceso que lo cambiaría todo. Por un momento volvió a sentirse niña, los aromas, la calidez, todo la empujaba lejos de aquel páramo desierto. En su palma se dibujaba una nueva herida ¿Podía sentirla? Ya no se acordaba del dolor. Una lágrima nació en su ojo izquierdo y cayó por su mejilla, al escuchar una voz en su espalda:

- Ya no queda más por ver aquí.

Gabriela se dio vuelta al escuchar a su amigo, aún no sabía su nombre y justo cuando quiso ser amable se quebró, lloraba por aquel lugar llamado supuestamente Chile.

 

Leer más: Daniel Vélez - Relatos

La rica ambivalencia de H. D. Thoreau

henry david thoreau 250 Henry David Thoreau (1817-1862) es ese hombre que a los diecinueve años, en la ceremonia de recepción de su diploma de bachillerato en letras, proclama en voz alta: « Este curioso mundo en el que vivimos es más maravilloso que útil. Ahí está, no tanto para que lo utilicemos, como para que lo gocemos y admiremos. El orden de las cosas debería ser invertido: el séptimo día debería ser para el hombre el del trabajo, en el que se gane el pan con el sudor de la frente, y los seis restantes su domingo consagrados a lo que le gusta, así como a su alma...» (Bazalgette, 31).

Y un año antes, en 1835, escribía: «Nuestro indio es mucho más hombre que el habitante de las grandes ciudades. Vive como hombre, piensa como hombre, muere como hombre... El segundo es instruido, sin duda. La instrucción es una invención del arte, pero no es esencial a la perfección: es incapaz de educar...» (Bazalgette, 30).

Esas dos citas nos revelan a Thoreau por entero. Su vida será una explicitación, una ramificación en profundidad de esas convicciones primigénias, juveniles. Resulta difícil encontrar un caso de integridad similar, una terquedad y obsesividad ética parecidas, y tan bien formuladas.

Thoreau es un ejemplo destacado de desadaptación lograda. Alguien que «vivirá la paradoja», tal como lo anota uno de sus biógrafos, «de pasar cuarenta años de aventuras en el reducido perímetro de un villorrio. Catorce volúmenes (1) de un Diario íntimo, cinco o seis libros inmortales demuestran el éxito de la opción.» (Regis Michaud, 108).

Leer más: La rica ambivalencia de H. D. Thoreau

Amibabud, el mensajero

sara harb 250Cada comienzo de año voy a ver a mi médico, que alinea mis centros de energía y me prepara para enfrentar el nuevo período. Como siempre, me saluda casi sin mirarme; sé que me ausculta con varios tipos de percepción y que como mujer le gusto, pero hemos llegado a un entendimiento tácito de no incluirnos en nuestras aspiraciones románticas, por el bien de ambos. A través de los años, entre los dos se ha establecido una cofradía que linda con lo secreto. Luego del saludo, se establece entre nosotros una vieja complicidad, que nos permite tratar asuntos inusuales: sabemos que no somos comunes.

Cuando los temas se agotan me dice que debo subir a la camilla. Pone en mis chacras los filtros necesarios, luego me deja haciendo una meditación.

No sé cómo conecto; esta vez lo hago con una información que no logro interpretar pero reconozco, aun con los ojos cerrados. Sé que al médico le asisten seres espirituales que me sanan y me ayudan a entrar en un estadio de percepción especial.

Esta vez, pasados unos minutos, estando en la camilla acostada en esa duermevela que da la búsqueda del silencio interior, siento que la puerta se abre; las entidades que me observan dan paso a alguien que ha entrado, un ser de una estatura descomunal, tan alto que ese detalle me asegura que no es mi médico, sin embargo, dudo. Con los ojos cerrados le pido que, por favor, me llene de amor, que me ayude a resolver mis asuntos.

Leer más: Amibabud, el mensajero

Libros

Lciudad interior250a ciudad interior
Freddy Téllez
Novela
Pág.: 160
Sílaba Editores
ISBN: 978-958-5516-29-8
2020

 

 

La ciudad interior es un libro polifacético. Ya desde la forma se desdobla en dos partes: una novela y un ensayo, “La prosa de las ciudades”, que le sirve de epílogo. Ambas unidas por la misma inquietud: relatar la ciudad como escenario donde el ser humano explaya todas sus angustias, alegrías, perturbaciones, teniendo a la literatura de fondo, como oficio, obsesión y vocación. Dicha cualidad se lleva al extremo más vanguardista cuando el autor fragmenta su discurso en dos columnas que discurren paralelas en forma y contenido para expresar los dos grandes temas de esta obra: la escritura y la ciudad.

Leer más: Libros

Marcela Arias Garzón - Poesía

marcela arias 250Selección de poemas por Marcela Arias Garzón

 

CUARENTENA

Tengo una ciudad adentro con amplios bulevares donde pasean los pudores
y callejones oscuros donde aguardan mis pecados
Tengo parques con columpios y subibajas donde se divierten inocencias
y desaciertos como edificios a cuya sombra crecen mis miedos
Y tengo también vidrieras a cuya luz se entretienen las risas
Y más allá
Tengo un palo de mango en el que guindo una hamaca para mecer mis recuerdos
Y un sendero en la playa como un amor sin destino
Un mar que se lleva mis culpas
Y una montaña en la que soplan vientos para elevar rebeldías

Leer más: Marcela Arias Garzón - Poesía

El cosquilleo narcisista

jose prats sariol 251Frase de Roland Barthes en Lo Neutro.
Curso del Collège de France, 1978.
Siglo XXI Editores, México, 2004.
Pag. 107. Le neutre: notes de cours au
Collège de France, 1977-1978
Seuil, Paris, 2002. p. 89.

Para Gerardo Fernández Fe

 

 

 

 

 

Fue Roland Barthes quien acuñó la mordaz, ingeniosa frase que cuelgo como título. El célebre estudioso de la retórica clásica logró caracterizar el fenómeno, resumir el virus. Ahora el cosquilleo narcisista, originalmente referido a sus colegas parisinos, se ha convertido en burla intemporal, a un costado de la revista Tel Quel, que leímos en sus últimos quince años de existencia. A pesar de que la traducción literal de la popular expresión francesa sería Sin cambios. Cuando en realidad buscábamos cambios.

Como parece estar de moda la literatura sobre lo que el mismo escritor está escribiendo, viene muy a cuento la satírica frase de Roland Barthes. En esta dirección no muy risueña –dentro de la que se enzarza el cosquilleo narcisista— un amplio grupo de lectores especulamos que vivimos en una “época tautológica”, caracterizada porque una rosa es una rosa, pero sin la belleza del énfasis expresivo.

Leer más: El cosquilleo narcisista

Suscríbete a nuestro canal YouTube

La Palabra Pintada

ramon cote 500

Aurora Boreal

Sample image

AURORA BOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584

CENTRO STUDI JORGE EIELSON

logo eielson 280

Derechos de autor

Los derechos de autor de todos los contenidos de este sitio
son propiedad de Aurora Boreal® o de los autores individuales,
y ninguno de los materiales puede utilizarse en otro lugar sin un
permiso por escrito. Para consultas de reimpresión, contáctenos

Aurora Boreal
Dalvej 15
2820 Gentofte
Dinamarca
Tel +(45) 40 80 77 39

CVR nr. 37034584