Aurora Boreal

Sábado, Ago 17th

Last updateSáb, 10 Ago 2019 11pm

Home > Literatura > Libros > Derrotas, fracasos y traumas, o los retratos colombianos en los cuentos de Óscar Osorio

Libros

Derrotas, fracasos y traumas, o los retratos colombianos en los cuentos de Óscar Osorio

casa anegada 250La casa anegada
Óscar Osorio
Relatos
Programa Editorial Universidad del Valle, Cali, Colombia
Páginas 100
2018

 

 

Hay una palpable preocupación en los relatos de Óscar Osorio: los dramas comunes. Hay una apuesta arriesgada y versátil sobre sus protagonistas: las mujeres. Hay un subyacente poético fulgoroso: lo trepidante que es su concisión.

 Hay un libro que, como la buena literatura, no se circunscribe a un (único) núcleo social; lo suyo son representaciones que condensan historias nacionales y, quizá, continentales. Un libro de, -digámoslo sin ambages-, necesaria lectura: La casa Anegada (Univalle, 2018).

Siete cuentos. Todos cortos. Todos precisos. Todos estremecedores. La prosa de Osorio es de esas que pasa desapercibida, que no se hace notar, que no hace ruido; sin artificios, sin ínfulas, sin malabarismos. Un autor de línea ortodoxa, que en algunos casos deja el paroxismo para el final, que en otros abre la posibilidad de muchos desenlaces, o que simplemente le es fiel a la tradición más sabia: permitir que toda la atención del lector recaiga en el relato. O sea: en la historia, en el drama, en los personajes. Con lo cual no es difícil suponer la influencia de escritores como Chejov, Babel, Faulkner, Ribeyro, entre otros.

Narradores a cuyos cuentos se les puede resaltar la potencia y la intensidad. Cualidades que se perciben con claridad en los del autor nacido en La Tulia (Valle). En el primero de ellos, "La última cuota", asistimos a la asfixiante agonía de un señor que se ha pasado la vida debiéndole dinero al banco, que ha caído en el círculo perverso del debe y paga, y la paga y debe. Víctima, pues, de la inclemencia del sistema financiero, que no respeta ni en vida, ni en la agonía, ni en la muerte. El argumento es nítido: crítica feroz a una de las abyecciones del capitalismo.

Citaba a Chéjov arriba. No era gratis. En la narrativa breve del ruso hay múltiples fabulaciones en las que las féminas tienen el papel protagónico. En el caso de Osorio encontramos varios enfoques: la de la heroína fallida, la de la víctima, la de la victimaria. Todas problematizadas, todas bien elaboradas, todas divinas. Tanto así que uno como lector resulta conmovido y embelesado, y quisiera ir a resolver sus molestias.

En "La huelga" somos parte de la frustración de una sindicalista que fracasó en su intento de generar equidad e igualdad en su trabajo. En La casa Anegada, es de nuevo la derrota de una mujer la que configura una historia sombría y de fuertes emociones; a través de fotografías se cuentan la suerte de una persona a la que la vida le ha asignado varios obstáculos, con una metáfora cristalina: la lluvia, la inundación a lo largo de una existencia lacerada.

casa anegada 350Ni hablar, entonces, de "Un rostro en el espejo". Relato desgarrador por la simpleza con que es contada la furia almacenada y luego exacerbada de una mujer a la que le ha tocado soportar con estoicismo las adversidades de la pobreza, y el maltrato de un marido apaciguado por sus propias tristezas. “El hombre les ayudó. Se casaron. No lo amaba. No sabía qué era el amor, pero la seguridad económica y el bienestar de los hermanos parecía suficiente. Pronto nació el hijo. Cinco años después, las gemelas”.

De la narrativa de Osorio se destacan las inquietudes que despierta en el lector, el énfasis que hace en una situación, la sobriedad con que presenta los infortunios de los personajes. Despojado de sentimentalismos, y de los recursos más sensibleros y efectistas. En suma: la creación de personajes problematizados.

En "La mujer furtiva", por reafirmar lo dicho, una mercenaria tiene la tarea de enamorar a su víctima. Pero aquello se esclarece a medida que transcurren las acciones. Osorio sabe exponer el efecto para luego asir las causas.

No está de más resaltar el trabajo del autor como crítico literario, labor que le ha merecido distinciones, siendo la más reciente el Jorge Isaacs por el ensayo "El sicario en la novela colombiana". Osorio es un conocedor del género de la violencia en la literatura colombiana. No es extraño, pues, que en los cuentos "La ceremonia" y "No eres parte de eso", haga gala de una estética donde lo marginal ocupe un espacio crudo y protagónico.

Me explico: en "No eres parte de eso", la muerte se incrusta a lo largo de la vida de una persona que le cuesta creer en esa realidad: la del campo, la de la ciudad, la del país; la parca lo persigue. En "La ceremonia", el hijo de un mafioso es el verdugo de su padre, en una narración inteligentemente adobada. Dejo esta perlita:

“-Yo nací en La Tulia.

- ¿Qué?

-La Tulia, un pueblito del norte del Valle.

- ¿Y?

-Que allá nacemos muchos y nos criamos pocos, y a los pocos que nos criamos se nos quitan los sustos de por vida”.

La casa Anegada es un libro que merece una atención más trascendental en los espacios literarios. Hace poco tuve la oportunidad de hablar con Osorio; me dijo: “no me interesa la fama. Renuncié a ella”. Puedo entender aquello como una respetable posición. Me acuerda a Juan José Saer, y su descreimiento por la popularidad. Pero en lugar de hablar de fama, deberíamos hablar de reconocimiento. Y de lo que esta implica: lectores.

Lectores, digo, que deberían gozar de estas ficciones.

 

oscar osorio 252Sobre Óscar Osorio
La Tulia, Valle, Colombia. Profesor Titular de la Escuela de Estudios Literarios de la Universidad del Valle. Doctor en Literaturas Hispánicas y Luso-Brasileñas de la Universidad de la Ciudad de Nueva York. Ha publicado los libros: poesía: La balada del sicario y otros infaustos (2002) y Poliafonía (2004); crítica literaria: Historia de una pájara sin alas (2003), Violencia y marginalidad en la literatura hispanoamericana (2005), El narcotráfico en la novela colombiana (2014) y El sicario en la novela colombiana (Premio de Ensayo Autores Vallecaucanos Jorge Isaacs, Cali 2015); crónica: La mirada de los condenados: la masacre de Diners Club (2003, en coautoría con James Valderrama) y Un largo invierno sin promesas (2016); cuento: Hechicerías (2008), Una porfía forzosa (2012) y La casa anegada (2018); novela: El cronista y el espejo (XXXII Premio Cáceres de Novela Corta, España 2007). Más de una veintena de sus artículos académicos han sido publicados en revistas especializadas y ha ganado distinciones para sus trabajos de grado: Meritoria a la tesis de maestría (Cali 2000), Premio Gutiérrez Mañé a la mejor tesis doctoral (New York 2013).

 

Material enviado a Aurora Boreal® por Óscar Osorio. Publicado en Aurora Boreal® con autorización de Óscar Osorio. Carátula del libro La casa anegada © cortesía Programa Editorial Universidad del Valle, Cali, Colombia. Fotografías Óscar Osorio © Lorenzo Hernández. Reseña publicada originalmente enl El Espectador, Cultura 26 de diciembre  de 2018.

Los amigos invisibles - próxima publicación

Sample image

AURORABOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584