Aurora Boreal

Miércoles, May 27th

Last updateMar, 26 May 2020 12pm

Home > Literatura > Mini Relato

Mini Relato

Estación Neptuno

teresa iturriaga osaEstuvo paseando por las puntillas del mar. Un vestido de agua azul se movía con la brisa cubriendo las rodillas de la arena. La señora Kore veía a la gente en la playa, las familias reunidas en círculo, los enamorados en la orilla, las mesas llenas de niños disfrutando su vida con un espejo de colores, un regalo de risas envueltas en celofán color púrpura, lazos de sueños coronados por el sol, un ornato feliz. Y, sin embargo, ella pensaba que nunca había sido dichosa. Siempre tuvo la sensación de que le faltaba algo... Siempre. Incluso con sus hijos, nunca en plenitud. Siempre añoraba un no sé qué. Esa había sido su sensación desde niña. Por eso se fue de todas partes como alma en pena, sin dar un portazo de corta y rasga, sin atreverse a romper el cascarón, y así se le habían pasado los años... buscando y buscando, y el tren no llegaba y no llegaba. Y no llegaba.

Hasta que, de repente, un día se palpó la voz gracias a Rone.

A base de constantes peleas, amores y celos, desvaríos y locuras, es cierto... sin ninguna perfección, pero así y todo, había recorrido un camino de encuentro hacia ese lamento interior que siempre estuvo allí, rondándole la piel secreta. Se pasó el día desmigando su enfado y bendiciendo a aquel hombre, agradeciéndole a la marea el instante en que le conoció, porque sabía que todas las angustias y penas que le había ocasionado ese contraste, en realidad, no serían sino la antesala del magma que ya brotaba de su ser.

Leer más: Estación Neptuno

El álbum

danilo alban 001Un golpe fuerte en la ventana y una suerte de crujido leve -sonido casi imperceptible- sacó de concentración a la madre. Fue hacia la ventana, la abrió, y antes de gritarles a los niños que tuvieran cuidado porque iban a quebrar en cualquier momento un vidrio, se percató primero de que sus dos hijos estuvieran en algún punto de su observación: profirió entonces lo que en repetidas semanas venía advirtiendo con tono inseguro pero alto: "o hacen caso o se entran."
La madre volvió a la mecedora y continuó mirando, abstraída, las imágenes que el televisor le mostraba. El volumen estaba en cero. Pero eran tan fuertes y tan claras las imágenes que reproducía su memoria, que le llevaron de nuevo, como hacía varias semanas, al cuarto, para sacar del closet el álbum del matrimonio. Lo miraba y lo repasaba con tanta ansiedad como quien quiere encontrar algún secreto, qué por fin lo hizo: uno de sus ojos se veía triste. Segundos solamente bastaron para que dos lágrimas gruesas y aceitosas recorrieran su rostro, mientras en tono de susurro decía": Si le hubiera aceptado el consejo a mi madre". Fue en ese momento, donde dos sonidos se escucharon al tiempo: el sonido agudo y seco de las llantas de un carro y el portazo metálico de la puerta. Salió entonces deprisa hacia la ventana, la abrió, y como si el golpe hubiera sido justo allí, los vidrios se le vinieron encima, cortándole el antebrazo, ella ni siquiera se percató, la mirada de los vecinos y los niños se dirigieron hacia el segundo piso pero la muerte en el primero, en la calle, le quitó audiencia. La madre no entendía lo que pasaba e intentó gritar pero su boca se cerró cuando vio que en la acera del frente estaban sus dos hijos, sanos, observando como moría el perro de la vecina bajo las llantas de un carro: "se entran ya", gritó colérica. Entonces, volvió a la mecedora, aún sin sentir que por el antebrazo bajaba ligero y tenue un hilo de sangre. Abrió de nuevo el álbum y lo puso entre sus piernas y poco a poco, mientras trataba de reponerse del susto, fue sintiendo que ellas pesaban toneladas y que sus ojos se iban cerrando plácidamente como hacía varias semanas no lo hacían y entonces, un rato después entre luces blancas y brillantes y figuras ya muertas pero muy vivas de sus abuelos y su madre escuchó con toda nitidez: "los errores no son para toda la vida". En ese momento, con ojos felices, tomó las manos de su madre.

Leer más: El álbum

Gol

anamaria fuster 001Juan Claudio Morales Villa frente a la portería. El portero tiembla, el árbitro juega con el pito. Juan se persigna y le pide a dios que haga justicia. Piensa en que preñó a la prima. Los medios locales califican a Morales Villa como una de las grandes promesas del fútbol. Frente al portero sonríe, los reclutadores del Barsa están en las gradas. Tiene un jugoso contrato que firmarán con Juan Claudio Morales Villa al terminar el partido. Juan mira al cielo espera que su novia lo perdone por haberse tirado a su hermanita. Sus padres han hipotecado la casa, empeñado prendas y hasta vendido al perro, para enviar a su hijo a los mejores campamentos del deporte en Italia, España, Brasil y Alemania. Recuerda la cara de aquel niño y su gatito a los que atropelló borracho con la motora de su vecino, a quien sentenciaron a tres años de cárcel. Juan Claudio besa su crucifijo y sonríe al portero. El árbitro está a punto de colocar el pito en su boca. "Diosito ayúdame en esta y no volveré a joder." Los comentaristas, los reclutadores, su prima, su novia, hasta el vecino pendientes al momento que llevará al primer futbolista puertorriqueño a la gloria. La legislatura multipartidista lo homenajeó la semana anterior por ser un ejemplo para la juventud isleña. El portero brinca en la portería, el árbitro suena el pito. "Diosito, ahí voy", grita la próxima gloria del fútbol. Juan Claudio Morales Villa tira el penalti a lo Panenka. En ese mismo instante cae un rayo inmenso, que deslumbra a todos, justo sobre Juan Claudio Morales Villa. El futbolista cae achicharrado, humeante, entre sus propios orines y un inmenso vómito de sangre. Todos, sus padres, el público, sus compañeros de la banca, su novia y su hermana, la prima embarazada de cinco meses y hasta el vecino aplauden sonrientes y gritan: ¡GOL!

Leer más: Gol

Aquella manía de quererse en silencio

anamaria fuster 001Una noche aquel insomnio se encontró enredado en el silencio de sus sábanas. Miró a todos lados, solo soledad. Intentó tocarse, pero no palpaba cuerpo alguno. Se miró al espejo, yo soy mi amor. Se metió debajo de la cama, y abrió una puerta. Cayó al abismo. Mientras caía se dio cuenta de que una protuberancia creía fuerte entre sus piernas. Se fue frotando el enorme pene mientras descendía, hasta manar un manantial. Sus fluidos fueron tales que pudo nadar al llegar al fondo. Bebió de sí mismo y pudo ver luces, siluetas, puertas con distintos colores y un rico aroma a salitre. No se escuchaba nada. Abrió la puerta violeta y entró. El olor cada vez más penetrante lo invitaba a una cama en el fondo. El insomnio se recostó, dos manos lo palpaban suavemente. Cuatro manos, seis, ocho, diez manos tocándolo rítmicamente. Le crecían los senos, se le endurecían los pezones, se le curveaban las caderas. Descubrió ese deseo el siempre soñado. Fue sintiendo entre sus piernas un enorme laberinto en el que entraban todas las manos, también pasó sus dedos y descubrió la humedad de ser ella de todos los dedos acariciando su vulva. Sintió vértigo y gritó tan fuerte que cayó de cantazo en la cama abrazada entre sus sábanas moradas al amado insomnio. Al fin de cuentas, todo fue consecuencia de aquella manía de quererse en silencio.

Leer más: Aquella manía de quererse en silencio

La vida en el espejo

danilo alban 001Y creyendo que las fuerzas le faltarían por completo un día, Shajid se aseguró de tener una cantidad pasmosa de espejos para tenerlos como testigos de la evolución creciente de su tragedia. Muy cerca de las dos de la mañana, estiró de manera errática y habitual la mano izquierda para asegurarse de que el turbante estaba en su sitio, y para su sorpresa, esta vez, nada se rompió. Su costumbre le decía que era hora de levantarse e irse, a rastras por el piso de tierra, hacia la puerta y esperar a que pasara ese viajero eterno del que había escuchado pasaría, algún día, antes de que cantaran los gallos. La madrugada era muy fría y la neblina espesa no dejaba que empezara a despuntar el alba. La lepra le impedía caminar y lo que quedaba de orejas pendía de tejidos necróticos que aún, no querían desprenderse. La espalda y ya parte de su rostro principiaban a verse tomados de nódulos del tamaño de lentejas, y pequeñas laceraciones reclamaban espacios para emerger trágicamente.

Leer más: La vida en el espejo

EMOTIONAL ALCHEMY

art alchemy500

Aurora Boreal

Sample image

AURORA BOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584

Brandlive Colombia

an full ecommerce 280x240

Derechos de autor

Los derechos de autor de todos los contenidos de este sitio
son propiedad de Aurora Boreal® o de los autores individuales,
y ninguno de los materiales puede utilizarse en otro lugar sin un
permiso por escrito. Para consultas de reimpresión, contáctenos

Aurora Boreal
Dalvej 15
2820 Gentofte
Dinamarca
Tel +(45) 40 80 77 39

CVR nr. 37034584