Lunes, Mar 08th

Last updateLun, 08 Mar 2021 3pm

Home > Literatura > Mini Relato

Mini Relato

Raúl Brasca - Microficciones

raul brasca 003Selección del autor para Aurora Boreal®

 

ESPIRITU AVENTURERO

a Miguel Gomes

Conocí todas las selvas, los desiertos y los hielos de la Tierra. Solo, en el fondo de la caverna más profunda, vi las flores que mueren cuando se las ilumina y oí el lento gorgoteo de los líquidos invisibles, la continua digestión del mundo. Ni los monstruos de las fosas abisales, ni los seres gelatinosos y transparentes de los planetas cercanos me son extraños. Estaba en la plenitud de mis fuerzas cuando agoté el espacio posible para la aventura. Entonces conocí el aburrimiento, la desesperación de haberlo visto todo.
Por eso me lancé a navegar en el mar del tiempo. Vi a Sodoma hundirse entre nubes de azufre y quemarse la biblioteca de Alejandría, vi a un hombre que inauguraba el fuego cuando los glaciares demolían el paisaje. Había notado que, casi insensiblemente, las cosas ocurrían cada vez con mayor lentitud, pero al principio no le di importancia. Primero la barba no me crecía, luego el áspid no terminaba de picar a Cleopatra, después podía seguir el recorrido del relámpago como había seguido en mi casa el crecimiento de un ciruelo.
Ahora estoy atrapado en el vértice del remolino: en el puro tiempo. Es terrible para un espíritu como el mío, este estado en que nada puede ocurrir: ni mi fuga, ni mi muerte.

Leer más: Raúl Brasca - Microficciones

Rosalba Campra - Microficciones

rosalba campra 250Horizonte

inédito

Todos los días sube a la torre de palacio y desde lo alto intenta vislumbrar en el horizonte el dibujo todavía impreciso de la nave que después de haber arrostrado incendios, vientos, ondas procelosas y demás manifestaciones del ensañamiento de los dioses, por fin aparece en la distancia, se acerca, avanza. Y si negras fueren las velas, signo convenido para el éxito infausto de la empresa, no sucumbirá a la tentación de la desesperanza, como los que, tan solo divisarlas, se arrojan al mar desde el acantilado. No, rechazará el signo luctuoso, hurgará en el corazón hasta entender que el mensaje del velamen es consecuencia de un olvido, inadvertencia, o engaño, y preparará la celebración y el cumplimiento de la espera.

Entonces subo a la azotea de esta casa de dos plantas perdida tierra adentro, y con la mirada recorro el horizonte encerrado por las tapias donde termina el pueblo, y alrededor nada más la llanura. Pero no va a descorazonarme que ni puerto ni fondeadero ni ensenada donde echar el ancla después de la travesía sea posible en esta pampa sin tregua. Porque de donde llegará el navío, de donde llega, es desde un libro, y eso que en las páginas reverbera es su estela en el mar color del vino.

Leer más: Rosalba Campra - Microficciones

Minicuentos - Diego A. Nieto Marcó

MINIPRÓLOGO

El minicuento, por su extensión, nos tienta a leer uno tras otro. (Olvidamos que se acerca más al poema que a la narración.) Así, la emoción de cada uno elimina la del anterior. Los Petits poèmes en prose de Baudelaire o los cuentos del maestro Anderson Imbert nos aconsejan hacer lo contrario: dejar el libro y saborear lo leído, si merece ser saboreado.

Leer más: Minicuentos - Diego A. Nieto Marcó

Daniel Vélez - Relatos

daniel velez 250Ceniza

El cielo con cenizas cubrió como manto a Gabriela ¿Es esto lo que nos queda realmente de civilización? En su imaginación pudo observar el verde y el río, pudo encontrarse en aquellos años de inocencia, antes del primer día y el suceso que lo cambiaría todo. Por un momento volvió a sentirse niña, los aromas, la calidez, todo la empujaba lejos de aquel páramo desierto. En su palma se dibujaba una nueva herida ¿Podía sentirla? Ya no se acordaba del dolor. Una lágrima nació en su ojo izquierdo y cayó por su mejilla, al escuchar una voz en su espalda:

- Ya no queda más por ver aquí.

Gabriela se dio vuelta al escuchar a su amigo, aún no sabía su nombre y justo cuando quiso ser amable se quebró, lloraba por aquel lugar llamado supuestamente Chile.

 

Leer más: Daniel Vélez - Relatos

Peter Pan

fernando iwasaki 250CADA VEZ QUE hay luna llena yo cierro las ventanas de casa, porque el padre de Mendoza es el hombre lobo y no quiero que se meta en mi cuarto. En verdad no debería asustarme porque el papá de Salazar es Batman y a esas horas debería estar vigilando las calles, pero mejor cierro la ventana porque Merino dice que su padre es Joker, y Joker se la tiene jurada al papá de Salazar.
Todos los papás de mis amigos son superhéroes o villanos famosos, menos mi padre que insiste en que él sólo vende seguros y que no me crea esas tonterías. Aunque no son tonterías porque el otro día Gómez me dijo que su papá era Tarzán y me enseñó su cuchillo, todo manchado con sangre de leopardo.

A mí me gustaría que mi padre fuese alguien, pero no hay ningún héroe que use corbata y chaqueta de cuadritos. Si yo fuera hijo de Conan, Skywalker o Spiderman, entonces nadie volvería a pegarme en el recreo. Por eso me puse a pensar quién podría ser mi padre.

Leer más: Peter Pan

Suscríbete a nuestro canal YouTube

Escucha nuestro AB Podcast

ab podcast 500

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escucha nuestro AB Podcast

Aurora Boreal

Sample image

AURORA BOREAL® para los amantes del español.

ISSN 1903-8690  Versión digital.
ISSN 1902-5815   Versión impresa.

Aurora Boreal® es una marca registrada.
Aurora Boreal® no se hace responsable de las opiniones de nuestros colaboradores.

Aurora Boreal® la revista para los amantes del español que hacemos desde Dinamarca.

Aurora Boreal® es la plataforma digital de la Editorial Aurora Boreal®  CVR nr. 37034584

Derechos de autor

Los derechos de autor de todos los contenidos de este sitio
son propiedad de Aurora Boreal® o de los autores individuales,
y ninguno de los materiales puede utilizarse en otro lugar sin un
permiso por escrito. Para consultas de reimpresión, contáctenos

Aurora Boreal
Dalvej 15
2820 Gentofte
Dinamarca
Tel +(45) 40 80 77 39

CVR nr. 37034584